Acompasando huele a tradición, pero no a naftalina. Conecta con el espíritu de Antonia París y Antonio María Claret, pero lo proyecta al futuro. Cuenta lo que pasa hoy, pero no se queda en mera crónica. La Palabra es la protagonista, pero con los armónicos de la justicia y de la paz, del arte y la formación. El diseño atrae, pero más todavía el contenido. Al fin y al cabo, son 10 años fijando una punta del compás en el corazón del Evangelio y la otra en una realidad siempre cambiante y retadora. O sea, 10 años… acompasando.

.

Enhorabuena. Es solo el comienzo de una gran aventura.

.

Gonzalo Fernández Sanz, CMF 

Vicario General – Prefecto de Espiritualidad 

Blog personal: http://www.elrincondegundisalvus.blogspot.it/