Hay «bromas» que no hacen gracia. Por Laura Rodríguez

 Hay «bromas» que no hacen gracia. 

 .

 VER 

.

jpic-nov-1El pasado mes de octubre el presidente de Nigeria,  Muhammadu Buhari, visitó Berlín y en una rueda de prensa rechazó las opiniones políticas de su esposa,  Aisha Buhari, con un comentario machista: «No sé exactamente a qué partido pertenece mi mujer. En realidad su lugar es mi cocina, mi comedor y el resto de habitaciones de mi casa», dijo el presidente nigeriano a la pregunta de un periodista sobre un pronunciamiento político de su esposa, que había afirmado en una entrevista que podría no respaldar a su marido en las próximas elecciones si no reforma su Gobierno. Un portavoz, manifestó posteriormente que el Presidente estaba «haciendo una broma». No, no hemos perdido el sentido del humor. Pero hay «bromas» que no hacen gracia.

.

Tal vez alguien podría pensar que estas declaraciones vienen de una cultura aún no evolucionada y que en España nadie haría esas afirmaciones, pero resulta que tras conocer los ganadores de los premios Nobel de 2016,  Ángela Bernardo, una biotecnóloga, publicó en twiter: «Los Premios Nobel de este año han reconocido a siete científicos, dos economistas, un político y un músico. Once galardones = CERO mujeres»,  un dato objetivo tras el que recibió una cascada de mensajes machistas con amenazas e insultos que ya ha denunciado a la policía..

La llegada en el calendario del 25 de noviembre, señalado por las Naciones Unidas como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer,  vuelve a llamarnos la atención sobre la necesidad de educar,  detectar,  legislar, denunciar a los agresores y proteger a las víctimas, no sólo contra las agresiones físicas, sexuales,  psicológicas y económicas que sufren las mujeres (y sus hijos e hijas) por parte de sus parejas, sino también contra todas las «microviolencias» cotidianas que de forma consciente o inconsciente perpetúan una cultura que otorga una primacía del hombre sobre la mujer.

.

JUZGAR 

.

El Catecismo de la Iglesia Católica recoge con claridad: «El hombre y la mujer son creados, es decir, son queridos por Dios: por una parte, en una perfecta igualdad en tanto que personas humanas, y por otra, en su ser respectivo de hombre y de mujer… El hombre y la mujer son, con la misma dignidad, imagen de Dios».

.

La Doctrina Social de la Iglesia, especialmente a partir del pontificado de Juan Pablo II señala con recurrencia la importancia de abordar la problemática social de la mujer, su reconocimiento y su preciosa aportación a la humanidad. En la «Carta de Juan Pablo II a las mujeres» (1995) leemos:

.

Estoy convencido de que el secreto para recorrer libremente el camino del pleno respeto de la identidad femenina no está solamente en la denuncia, aunque necesaria, de las discriminaciones y de las injusticias, sino también y sobre todo en un eficaz e ilustrado proyecto de promoción, que contemple todos los ámbitos de la vida femenina, a partir de una renovada y universal toma de conciencia de la dignidad de la mujer.

.

Es la hora de mirar con la valentía de la memoria, y reconociendo sinceramente las responsabilidades, la larga historia de la humanidad, a la que las mujeres han contribuido no menos que los hombres, y la mayor parte de las veces en condiciones bastante más adversas. Pienso, en particular, en las mujeres que han amado la cultura y el arte, y se han dedicado a ello partiendo con desventaja, excluidas a menudo de una educación igual, expuestas a la infravaloración, al desconocimiento e incluso al despojo de su aportación intelectual.

.

Se trata de un acto de justicia, pero también de una necesidad. Los graves problemas sobre la mesa, en la política del futuro, verán a la mujer comprometida cada vez más: tiempo libre, calidad de la vida, migraciones, servicios sociales, eutanasia, droga, sanidad y asistencia, ecología, etc. Para todos estos campos será preciosa una mayor presencia social de la mujer, porque contribuirá a manifestar las contradicciones de una sociedad organizada sobre puros criterios de eficiencia y productividad, y obligará a replantear los sistemas en favor de los procesos de humanización que configuran la «civilización del amor».

.

El papa Francisco apunta también hacia el papel de la mujer en el seno de la Iglesia. En octubre de 2013, con ocasión del 25 aniversario de la «MULIERIS DIGNITATEM» comparte esta reflexión: «También en la Iglesia es importante preguntarse: ¿qué presencia tiene la mujer? Sufro —digo la verdad— cuando veo en la Iglesia o en algunas organizaciones eclesiales que el papel de servicio —que todos nosotros tenemos y debemos tener— que el papel de servicio de la mujer se desliza hacia un papel de servidumbre». Recientemente ha decidido crear una comisión de estudio sobre el diaconado de las mujeres.

 .

ACTUAR 

.

jpic-nov-2¿Qué podemos hacer tú y yo: nosotros?.

Da gracias a Dios: la mujer aporta a la vida social, su sensibilidad, su intuición, su generosidad, su fortaleza, su constancia… Piensa en lo que te han aportado las mujeres que rodean tu vida.

.

Reconoce sus capacidades y cualidades: haz una lista de personas que han sido reconocidas por su aportación a la sociedad. ¿Cuántas son mujeres? Otro ejemplo ¿puedes hacer una lista con 5 nombres de hombres deportistas de primera línea? ¿y otra lista con 5 nombres de mujeres?

.

Ponte en sus zapatos: describe los zapatos de las mujeres, párate a pensar por qué son así. Ponte en su lugar para ser consciente y considerado con sus sentimientos.

.

Cuestiona el «orden de las cosas»: Las mujeres no saben limpiar, planchar, lavar la ropa, hacer de comer, atender a los enfermos… por instinto, en la mayoría de los casos, simplemente no han tenido otras opciones y han practicado más. Si eres hombre ¿crees que asumes de forma igualitaria la responsabilidad en el cuidado familiar? Si eres mujer ¿crees que con tu actitud continúas con el «orden de las cosas»?

.

Educa con toda la tribu: Nadie puede enseñar solo. Sólo podremos educar en la igualdad si nos comprometemos en una movilización educativa de toda la sociedad. Necesitamos ayudarnos unos a otros a ir manifestando de forma explícita nuestro compromiso por la igualdad. Habla de la desigualdad entre hombres y mujeres con otras personas, seguro que de la reflexión compartida surgen caminos a recorrer.

.

Muchos pequeños gestos concretos pueden ir dejando de retroalimentar las estructuras de un sistema injusto que no respeta la dignidad de la mujer, degrada el medio ambiente, agranda la desigualdad e impide el desarrollo y la paz.

.

Mira este vídeo:

.

“Campaña de niños Italianos en prevención de Violencia de Género”. Duración 3′ 

.

 .

Para profundizar más: 

.

Objetivo 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas

Si bien se han producido avances a nivel mundial con relación a la igualdad entre los géneros a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (incluida la igualdad de acceso entre niñas y niños a la enseñanza primaria), las mujeres y las niñas siguen sufriendo discriminación y violencia en todos los lugares del mundo. La igualdad entre los géneros no es solo un derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible.

 .

Trata de personas 

.

A pesar de la abolición de la esclavitud, hay 35, 8 millones de niños/as, jóvenes, hombres y mujeres de todas las edades, que son vendidas y compradas, que trabajan en condiciones infrahumanas, son privadas de su libertad, explotadas laboral y sexualmente y obligadas a vivir en condiciones de esclavitud.

 .

El orden de las cosas 

Corto contra la violencia de género. Nominado al Premio Goya 2011 al Mejor Cortometraje de Ficción. Duración 20′

.

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on pinterest
Compartir en Pinterest