En el inmenso océano digital, habitado por todo tipo de iniciativas y propuestas, os habéis sumergido con el deseo de acompasar las corrientes que circulan por él con la del Evangelio. Es esa corriente de vida que fluye en todas direcciones y lo alcanza todo y a todos. Gracias por vuestra presencia, por acompasarnos al Evangelio, por aportar una corriente cálida donde la vida de Jesús pueda emerger y donde muchos puedan nadar, libres. como pez en el agua. Nos seguimos encontrando en este inmenso océano que queremos llenar de vida.

  .

IGNACIO DINNBIER SJ,  

www.centroarrupevalencia.org