A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

En una ocasión iban tres montañeros a pasar un fin de semana a un frondoso bosque; uno era el “fuego “, otro el “agua” y otro la “confianza. 

 Al entrar en el bosque les salió a su paso el guardabosque y les dijo: “¿a dónde se dirigen ustedes?”, y ellos respondieron: “a pasar el fin de semana en el bosque “, el guardabosque les contestó: “tengan mucho cuidado ya que es un bosque muy peligroso, muchas personas que entraron no lograron salir jamás “ 

El fuego le contestó: “yo no tengo ningún miedo, si me pierdo, comenzaré a emitir humo de mí y así me encontrarán fácilmente “. 

El agua también con muchas ganas le respondió: “pues yo tampoco tengo problemas, siempre ruedo hacia abajo, me diluyo y a mi alrededor siempre brota la hierba verde, pronto me encontrarían “. 

Entonces el guardabosque se dirige a la confianza y le pregunta: “¿y usted quién es?”. 

La confianza responde: “yo soy la esperanza y estoy pensando en no entrar en el bosque, porque cuando alguien me pierde casi nunca me vuelve a encontrar “. 

 

La confianza es el pegamento de la vida.

Es el ingrediente más esencial en la comunicación efectiva.

Es el principio fundamental que sostiene todas las relaciones

Stephen Covey