La cuestión del Agua, un derecho humano. Por Laura Rodríguez

La cuestión del Agua, un derecho humano.

 . 

VER

.

«El derecho humano al agua es indispensable para una vida humana digna». Así fue reconocido por las Naciones Unidas en 2002 añadiendo, entre otros aspectos, que el derecho al agua supone «disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para su uso personal y doméstico». Que reconozcamos que el agua es un derecho humano significa que no puede ser tratada como una mercancía y que debe ser cuidada y distribuida de forma que permita un desarrollo humano sostenible para todas las personas.

.

Una sencilla gota de H20 tiene múltiples facetas, algunas muy evidentes y otras algo más complejas y que requieren una amplia perspectiva. Vamos a enumerar algunas:

.

  • Necesitamos agua para hidratarnos. Sin ingerir agua muy difícilmente podremos sobrevivir más de 3 o 4 días.
  • Aproximadamente el 70% del agua extraída de los ríos, lagos y acuíferos se utiliza para el riego de los cultivos.
  • También necesitamos agua para la producción, transformación y uso de TODO lo que consumimos tanto productos como servicios, esto se puede medir con la Huella Hídrica, que calcula el volumen de agua consumido para su producción, tanto de forma directa como de forma indirecta, midiendo el uso del agua en términos de volúmenes de agua consumidos y/o contaminados por unidad de tiempo.
  • Nuestros desechos humanos, extractivos, e industriales producen contaminación sobre el agua al llenarla de microorganismos, sustancias químicas y peligros radiológicos que constituyen una amenaza para la salud humana y para el conjunto de los seres vivos y reducen el volumen de agua potable.
  • La desforestación produce una menor capacidad de los terrenos para absorber el agua de lluvia y recuperar los acuíferos, y cuando la lluvia llega, esta corre por el terreno llevándose con ella los nutrientes de la tierra.
  • También tenemos que sumar los desastres naturales relacionados con el agua, los generados por el cambio climático o los ocasionados a consecuencia de la guerra cuando se bloquea el acceso de la población al agua potable.
  • Y por terminar, señalar que su distribución irregular, su acaparamiento, mercantilización y sobreexplotación sin reparar en sus consecuencias presentes y futuras impide el acceso al agua a las poblaciones más empobrecidas.

.

AGUALIMPIAEstá claro que la cuestión del agua tiene especial trascendencia. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) la destacan con el Objetivo nº 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos que está centrado en promover medidas que favorezcan el acceso universal y equitativo de agua limpia y en establecer sistemas de saneamiento que impidan la contaminación del agua con materia fecal. En la actualidad, 2.400 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento, como retretes o letrinas.

.

Además las Naciones Unidas nos proponen celebrar el 22 de marzo el Día del Agua con el lema ¿Por qué gastar agua? que gira en torno a la reducción y la reutilización de las aguas residuales, resaltando el objetivo 6.3 de los ODS que exige para 2030, haber mejorado la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertido y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentando el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial.

.

Actualmente más del 80% de las aguas residuales resultantes de las actividades humanas se vierte en ríos o el mar sin que se eliminen los contaminantes.

 .

JUZGAR

.

GASTAR AGUA

El Papa Francisco dedica el capítulo II de la Encíclica Laudato si’ a «La cuestión del Agua». Llama la atención sobre la inadecuada cultura del agua afirmando que existe «un derroche del agua no sólo en países desarrollados, sino también en aquellos menos desarrollados que poseen grandes reservas. Esto muestra que el problema del agua es en parte una cuestión educativa y cultural, porque no hay conciencia de la gravedad de estas conductas en un contexto de gran inequidad.»

.

Señala que en muchos lugares, la demanda de agua supera a la oferta dando lugar a «que en los momentos críticos no se administre siempre con una adecuada gobernanza y con imparcialidad.«, y llamando la atención sobre «la tendencia a privatizar este recurso escaso, convertido en mercancía que se regula por las leyes del mercado.» Y añade que «Un problema particularmente serio es el de la calidad del agua disponible para los pobres, que provoca muchas muertes todos los días.» La presencia de microorganismos, sustancias químicas producidas por actividades extractivas, agrícolas e industriales e incluso «los detergentes y productos químicos que utiliza la población en muchos lugares del mundo siguen derramándose en ríos, lagos y mares.»

Finalmente advierte que si no actuamos con urgencia «Una mayor escasez de agua provocará el aumento del costo de los alimentos y de distintos productos que dependen de su uso… es previsible que el control del agua por parte de grandes empresas mundiales se convierta en una de las principales fuentes de conflictos de este siglo.»

 .

ACTUAR

.

¿Qué podemos hacer tú y yo: nosotros?

.

  • Rehabilítate

Incorpora a tu vida diaria convicciones y sentimientos favorables al cuidado del medio ambiente y a la reducción del consumo del agua. Infórmate y toma conciencia de la necesidad de poner este tema en tu lista de prioridades.

.

DIAMUNDIALAGUA

 

  • Revisa tu consumo de agua y de detergentes.

Te invito a que hagas un ejercicio: lávate los dientes de forma habitual, pero colocando un envase para recoger toda el agua utilizada y mide qué cantidad de agua has gastado. La próxima vez que te laves los dientes utiliza un vaso de agua para enjuagarte. Valora el resultado y multiplica por cada cepillado el número de litros que ahorras al mes… ¿y al año? Merece la pena.

.

Otro ejercicio: si vas a ducharte con agua caliente, recoge en un cubo toda la que sale hasta que llegue a la temperatura ideal y aprovecha este agua para fregar el suelo, regar las plantas o lavar el coche. Puede que te sorprenda la cantidad de agua que recoges. Calcula.

.

Fíjate en los productos que utilizas para limpiar loza, baños, suelos… ¿son biodegradables? ¿Qué tal si pruebas con bicarbonato de sodio, vinagre, jugo de limón, sal…? Consulta los enlaces que te proporciono al final del artículo. Te sorprenderás.

.

  • Relocaliza tu consumo de productos

Los sistemas de pequeña escala, utilizan una baja proporción del territorio y del agua, y dan lugar a la generación de menos residuos y menor contaminación por transporte. Evita la comida basura y muy procesada, consume productos locales y de temporada y elabora raciones acordes a lo que necesitas para no desperdiciar comida.

.

  • Reclama

Informa a las personas de tu entorno que este tema te preocupa y pídeles que también ellos se impliquen. Valora la importancia que dan tus representantes políticos a la gestión del agua, su reciclado y reutilización. Interésate por cómo es la gestión del agua en tu ayuntamiento.

.

  • Redistribuye

Interésate por proyectos promovidos por ONGs que promuevan el abastecimiento de agua potable y de saneamientos en regiones más desfavorecidas. Colabora con ellas, haz un donativo e interésate por la evolución de esos proyectos.

.

Muchos pequeños gestos concretos pueden ir dejando de retroalimentar las estructuras de un sistema injusto que no garantiza el acceso al agua y los derechos humanos para todas las personas, degrada el medio ambiente, perpetúa la violencia, agranda la desigualdad e impide el desarrollo y la paz.

 .

Aquí puedes encontrar más información:

.

.
.

Laura Rodríguez

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on pinterest
Compartir en Pinterest