La Indefensión aprendida. Por Laura Rodríguez

La Indefensión aprendida:

No puedo y nunca podré

 . 

VER

.

Hace unos días, asistí a una jornada sobre motivación en la que nos presentaron distintos elementos, algunos que la refuerzan y otros que la debilitan. Uno de los aspectos sobre los que nos llamaron la atención fue la indefensión aprendida.

.

INDEFENSION-1Es un concepto que aparece en los años 70 gracias a Martin Seligman. Este psicólogo estadounidense realizó un experimento con perros separados en distintas jaulas que recibían descargas eléctricas inesperadas, unos podían evitarlas golpeando con su hocico un panel y otros no tenían ninguna posibilidad de pararlas y viendo la inutilidad de sus esfuerzos, esperaban sentados hasta que terminara la descarga. Posteriormente se les trasladó a otra jaula en la que también recibían descargas y en la que ahora todos sí las podían detener simplemente desplazándose a un lado de la jaula. Los primeros asimilaron el cambio y frenaron las descargas al moverse hacia ese extremo, pero los segundos, fueron incapaces de aprender cómo evitar la descarga. Habían aprendido a sentirse indefensos y pasivos, pensando que era inútil hacer nada a pesar de que las condiciones habían cambiado.

.

Esto aplicado en los humanos permite explicar el porqué de la pasividad de las víctimas ante quienes ejercen sobre ellas malos tratos, violencia verbal o física (acoso escolar, laboral, violencia machista…), o ante determinadas situaciones sociales en las que las personas sienten que siempre han fallado y que es inútil intentarlo otra vez, porque una vez tras otra obtienen el mismo resultado… (desempleados agotados de escuchar que no reúnen el perfil laboral, ciudadanos que ya no votan y les da lo mismo quién o cómo gobierne, desencantados con la humanidad incapaces de participar en acciones solidarias…). Hemos creído que no podemos hacer nada, que así son las cosas y aunque las circunstancias cambien, ya no nos molestamos en intentarlo.

.

Lo bueno que tiene la indefensión aprendida es que puede «desaprenderse».

.

JUZGAR

.

A menudo nos escuchamos diciendo: la realidad es así y no tengo más remedio que aceptarla tal cual es y soportarla con paciencia.

.

Pero la paciencia cristiana no es resignación, no, la paciencia cristiana es ESPERANZA. El papa Francisco, en la Audiencia General del miércoles de ceniza de 2017 nos invita a introducirnos en la cuaresma como camino de esperanza, mirando la experiencia de los israelitas sometidos a la esclavitud en Egipto. «…el Señor no ha olvidado a su pueblo y su promesa: llama a Moisés, con brazo potente, hace salir a los israelitas de Egipto y les guía a través del desierto hacia la Tierra de la libertad. Durante este camino de la esclavitud a la libertad, el Señor da a los israelitas la ley, para educarles a amarle, único Señor, y a amarse entre ellos como hermanos. La Escritura muestra que el éxodo es largo y complicado: simbólicamente dura 40 años, es decir el tiempo de vida de una generación. Una generación que, ante las pruebas del camino, siempre tiene la tentación de añorar Egipto y volver atrás.

.

También todos nosotros conocemos la tentación de volver atrás, todos. Pero el Señor permanece fiel y esa pobre gente, guiada por Moisés, llega a la Tierra prometida. Todo este camino está cumplido con la esperanza: la esperanza de alcanzar la tierra, y precisamente en este sentido es un “éxodo”, una salida de la esclavitud a la libertad. Y estos 40 días son también para todos nosotros una salida de la esclavitud, del pecado, a la libertad, al encuentro con el Cristo resucitado. Cada paso, cada fatiga, cada prueba, cada caída y cada recuperación, todo tiene sentido dentro del proyecto de salvación de Dios, que quiere para su pueblo la vida y no la muerte, la alegría y no el dolor.

.

La Cuaresma es signo sacramental de nuestro camino de la esclavitud a la libertad, que siempre hay que renovar. Un camino arduo, como es justo que sea, porque el amor es trabajoso, pero un camino lleno de esperanza. Es más, diría algo más: el éxodo cuaresmal es el camino en el cual la esperanza misma se forma. La fatiga de atravesar el desierto —todas las pruebas, las tentaciones, las ilusiones, los espejismos…—, todo esto vale para forjar una esperanza fuerte, sólida, sobre el modelo de la Virgen María, que en medio de las tinieblas de la Pasión y de la muerte de su Hijo siguió creyendo y esperando en su resurrección, en la victoria del amor de Dios.

.

La paciencia cristiana, no es para ser hombres o mujeres tristes y resignados, sino para llevar el peso de las contradicciones, de las tribulaciones, con esperanza en la victoria del amor de Dios, que como dice el Magníficat, hace en nosotros cosas grandes.

.

ACTUAR

.

¿Qué podemos hacer tú y yo: nosotros?

.

  • 1-POSIBLEObsérvate

Identifica en qué áreas de tu vida sufres indefensión aprendida. Observa en qué marco (trabajo, amigos, sociedad…) Describe qué es lo que te sucede, cómo te sientes, qué dices, qué piensas…

.

  • Ora

En la Biblia hay muchos personajes que nos narran experiencias de superación ante situaciones de impotencia. Ora desde la contemplación de sus vidas. Qué les pasó, cuáles eran sus dificultades, su contexto, cómo mantuvieron la fe y la esperanza ¿Cómo afrontaron sus circunstancias Moisés, Job, Rut, María…?

.

  • Obra

Si crees que debes tomar alguna iniciativa para modificar tu indefensión aprendida, tendrás que ponerte manos a la obra. Aquí te dejo un enlace donde puedes ampliar información. Es más fácil de lo que parece, pero necesita método, práctica y también algo de ayuda.

.

  • Organízate

Ya he comentado en otras entradas lo fundamental que es el compartir y movilizarse. Aquí te dejo un par de ejemplos de personas que decidieron organizarse para salir del inmovilismo social y buscar soluciones concretas, pequeñas tal vez, más que un grano de mostaza, pero que llenan de esperanza.

.

  • La comunidad católica de San Egidio ha trasladado a Italia desde Oriente Próximo de manera legal y segura a 700 refugiados en un año, más que la suma de los acogidos por 15 países de la UE de forma individual. Y solo seis Estados han acogido cada uno a más refugiados que San Egidio: Francia, Alemania, Portugal, Holanda Finlandia y España, que ha recibido a 744 personas. El compromiso de la UE fue repartirse a 160.000 asilados. Aquí puedes ver la noticia sobre el tema.
  • El movimiento Hand in Hand en Israel, está tendiendo puentes entre judíos y árabes a través de escuelas compartidas. Aquí puedes ver un documental que cuenta la historia de un grupo de padres y madres árabes e israelíes que deciden crear la primera escuela binacional y bilingüe para sus hijos, con el objetivo de fomentar la convivencia y la tolerancia, tras décadas de incomprensión y prejuicios.

 .

Muchos pequeños gestos concretos pueden ir dejando de retroalimentar las estructuras de un sistema que nos hace sentirnos indefensos e impotentes ante la injusticia, que impide el desarrollo para todas las personas y la paz.

 .

Aquí puedes encontrar más información sobre la indefensión aprendida:

.

.
.

Laura Rodríguez

 

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on pinterest
Compartir en Pinterest