Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

LA PRIMAVERA "CADA DÍA TIENE SU AFÁN" - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

PRIMAVERA-DIA-AFAN

LA PRIMAVERA «CADA DÍA TIENE SU AFÁN»

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Estamos en plena primavera y, además de las alergias y las horas de luz que ya empiezan a ser más, también es momento de ver florecer el campo. Parece que la naturaleza ha estado dormida durante los meses de invierno y ahora amanece de esa larga siesta para vestirse de gala y mostrarnos su mejor cara. Es un tiempo que mueve a la poesía y a mí no me resulta difícil imaginarme a Jesús ante la belleza que se despliega en este tiempo.  

Hay un momento en el evangelio de Mateo que parece que Jesús se deja llevar por la vena romántica que se despierta en esta época, y nos invita a mirar las aves del cielo y las flores del campo. Parece que contemplar la vida de la naturaleza le animaba al Galileo a confiar en el cuidado amoroso de Dios. Pues, del mismo modo que los pájaros no siembran ni cosechan, pero el Padre los cuida con ternura, así también nosotros podemos fiarnos de Aquél en cuyas Buenas Manos está nuestra existencia (Mt 6,25-26). Asombrarse de la belleza de las flores, que brotan sin que nadie les plante, le lleva a Jesús a invitarnos a no preocuparnos por otra cosa que no sea el Reino de Dios y la justicia que le es propia, porque todo lo demás se nos da por añadidura (Mt 6,27-34). Este discurso poético de Jesús termina invitándonos a no agobiarnos antes de tiempo y a preocuparnos del día a día porque “cada día tiene su afán” (Mt 6,34).  

Seguro que alguno de los que están leyendo estas letras podría decirme que eso “está muy bien” pero que la vida es mucho más complicada de lo que este texto tan bonito del Evangelio nos cuenta. Pero ¿acaso no nos preocupamos demasiado del futuro y dejamos de disfrutar el momento presente? ¿No es verdad que se nos olvida con frecuencia que el Padre se ocupa de nuestra vida y nos cuida de modo misterioso? Confiar en Dios nos debería animar a vivir el “ahora” con intensidad y plantearnos la existencia, como dice un entrenador de fútbol, “partido a partido”.  

Os voy a hacer una propuesta: Buscad un lugar tranquilo, con un bonito paisaje ante vosotros. Tomaos un tiempo sereno para respirar con calma y disfrutar de la vista y los olores. Después, leed con calma este precioso pasaje del Evangelio: Mt 6,25-34. ¿No es un bonito plan para un día de primavera? 

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email