A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Las Asociaciones. Por JoseFer Juan

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

¿Quién empezó la asociación? 

 .

Mucho antes de que se hablara de los emprendedores sociales, personas con arrojo han tejido una amplia red de asociaciones en todas las ciudades. Cuando se investigan un poco, cuando preguntas por su historia, siempre das con alguien que al inicio decide abrir camino. Lo particular en este tipo de grupos suele ser toparse con una persona que convierte su sufrimiento en una oportunidad, que da la vuelta a su situación de soledad e incomprensión para hacerla encuentro, que del aislamiento y la falta de reconocimiento y visibilidad surgen grupos que se hacen presentes con actividades y organizan sus peticiones en las distintas administraciones.

 .

Quizá no todas las asociaciones, claro. Pero sí aquellas que tienen que ver directamente con las personas en riesgo, con algún tipo de diferencia, con situaciones dolorosas como punto de partida. Asociaciones contra el #AcosoEscolar, asociaciones de padres de niños con autismo (TEA), con hiperactividad (TDA-H), con “enfermedades raras”, y tantas otras (de las que seguramente formas parte o a las que te encuentras cercano), asociaciones de barrio ante determinadas problemáticas… Hoy, cuando ya nos parece normal acudir a ellas si estamos en una situación similar y nos organizamos a través de ellas, convendría preguntarse lo que hay en su origen.

 .

  • Personas que abandonan su soledad, porque saben que no estarán solas. Pero que se sintieron en algún momento aisladas, como si fueran extrañas a la norma y a lo que viven otros. Incluso personas que se aislaron a sí mismas al principio, que vivieron un cierto duelo y luto por lo que les había tocado vivir. Y no comprendían bien lo que estaban pasando.
  • Personas que abandonan la oscuridad. Y se hacen visibles, y buscan apoyos y apoyar a otros en lo mismo que ellas están viviendo. Rompen el estigma social, se enfrentan al no saber, al ser los primeros, a sus propias esperanzas y expectativas. Creando la asociación son visibles y juntos buscan formación, apoyar proyectos comunes, abrir espacios de entendimiento, ser comprensibles también para otros. Cobran relevancia social y una cierta importancia.
  • Personas que abandonan el victimismo. Ven una oportunidad de crecimiento. La experiencia de otros nutre y hace más fácil acoger y responder ante situaciones que, de otro modo, sin duda alguna provocarían muchas tensiones y malestares. La experiencia de otros, también su dolor y sufrimiento, se hace útil y transforma en prevención, acompañamiento, consuelo, empatía, escucha, consejo cercano.
  • Personas que abandonan la impotencia. Donde no había nada, ahora hay proyecto e interés, objetivos a lograr, actividades que generan encuentro. Diálogo en grupo que genera nuevas propuestas continuamente, en el que hay vida e interés mutuo, con responsabilidades que se rotan, con dinamismo, tejiendo nuevas relaciones. Personas que se unen a otras y hacen que sea posible lo que antes sólo fue deseo.
  • Personas que contagian. Seguramente al ver una asociación que funciona bien, otras nacieron sobre distintos asuntos. Seguramente hayan hecho bien no sólo a su “grupo”, sino a toda la sociedad. Seguramente no somos conscientes de todo lo que nos ha aportado, todo lo que ha normalizado, todo lo que nuestra sensibilidad hacia los demás en un mundo frío les debe, todo lo que han ido logrando poco a poco, paso a paso, persona a persona.

 .

A estas personas, que insisto que están aquí, a nuestro alrededor, habría que ponerlas un monumento. No he querido personalizar, porque no son pocas y temo olvidarme de alguna, y también en parte porque la asociación nunca se sostiene (o no debería al menos) sólo en una persona, por muy importante que sea. ¡Adelante y muchas gracias! ¡Sois fundamentales en nuestro mundo! ¡Vuestro testimonio siempre alienta!

.

.

José Fernando Juan

@josefer_juan