María Antonia París, mujer de palabra y de Palabra

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Confianza que impulsa

Mª Antonia París es sobre todo mujer de Palabra. Decía que entendía tan bien el Evangelio (ella lo llamaba Ley Santa) que parecía se imprimía en su alma (Aut 5). Y es que tenía experiencia en ir conformando su vida con el Evangelio. Comprendió que la respuesta a los males que tantos sufren y afectan al mundo, a la Iglesia, a nosotros mismos… está en seguir a Jesús como Él quiso que lo hiciésemos, siendo copias vivas de Él; en vivir con radicalidad su Palabra, el Evangelio, en la práctica. 

Quiso ser, además, mujer de palabra, y llevar hasta las últimas consecuencias el seguimiento de Jesús. Basta con asomarse un poco a su vida para descubrir que ni distancias, ni incomprensión, ni soledad… la llevaron a separarse o a desconfiar de esa Palabra que había recibido.

Antes de emprender su viaje a Cuba decía así:

Mas como Nuestro Señor me había dado a mí más resolución que a él, de ningún estorbo sirvió, antes conociendo que todo era trampa del demonio para impedir el viaje, puse toda mi confianza en Dios segura y cierta que andaría siempre bajo su sombra; y con tan buen guardador nadie podría ofenderme” (Autobiografía 131)

¿De qué forma camino yo hoy “bajo su sombra”? Si nos lo tomamos en serio la confianza en Aquel que nos ha dado su Palabra puede impulsarnos también a nosotros a emprender viajes inimaginables

Otras entradas...

RED DE LIBERTAD

Fue una luz prendida que alumbró el camino en medio de la noche” Si hay algo en común a todos los seres

CONTRA EL VIENTO, de Ángeles Caso

Esta magnífica obra hizo a la periodista asturiana Ángeles Caso, merecedora de uno de los galardones de mayor proyección nacional e internacional,