ME PREGUNTÉ: ¿POR QUÉ SERÁ TAN FELIZ? Judith Valentín. Misionera Claretiana.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Queridos/as Jóvenes: hola!!
En estas breves líneas quiero compartirles algo de mi vocación a la vida religiosa; de ese  llamado que sentí tan fuertemente cuando tenía 19 años y que con el correr del tiempo fui confirmando.

Fue por medio de una misión en un pueblito rural y muy humilde, donde teníamos que caminar varias horas para encontrarnos con las familias y compartir nuestra fe, donde me sentí profundamente conmovida e invitada por Jesús a seguirlo e imitarlo, haciendo lo mismo que él realizó con sus apóstoles, “anunciar la Buena Noticia a toda Criatura”. En esos momentos me sentí profundamente amada por Dios y este amor no podía quedar sólo en mi, en mi interior había algo que me impulsaba a contagiarlo a los demás y, a vivirlo de manera más radical, es decir, entregando mi vida por completo a Dios, que me había llamado y desde él a mis hermanos.

Otro signo importante fue la primera religiosa Claretiana que conocí. Era una hermana que irradiaba felicidad y yo me preguntaba “porqué será tan feliz?”, y con el tiempo lo fui descubriendo en mi propia vida, y es que cuando uno se encuentra cara a cara con ese Jesús que te ama y te invita a seguir tras sus huellas, te cambia profundamente y ya sentís que no eres la misma, Dios a conquistado tu corazón y sólo con él eres feliz…¡¡¡Allí estaba la respuesta!!!

Bueno, espero que mi experiencia personal te ayude y anime a dar una respuesta generosa al Señor en cada momento de tu vida. Él siempre nos está llamando desde las pequeñas cosas de cada día y, como una brisa suave es su palabra, por lo que necesitamos abrir nuestro corazón y hacer silencio para escucharlo. ¿te animas a hacerlo?

Judith