Menores sin tierra

Es la calidad de la tierra y el cuidado de la mano humana lo que genera frutos buenos en un cultivo. Nada crece en un sequedal, ni en una tierra baldía a la que nadie dedica tiempo y atención. El mal fruto es casi siempre la manifestación última de una raíz que nadie cuidó, sin tierra buena en la que nutrirse y arraigar. 

El proceso es similar en el caso del ser humano. El resultado, sin embargo, es infinitamente más dramático. El que no ha sido acogido, amamantado desde el mismo día de su entrada en el mundo, crece mal, torcido, raquítico y con mal aspecto. La fragilidad y el mal son una pareja gemelar. La herida y la perversión van siempre de la mano. 

Un menor, un pequeño que cruza a solas el mar, huyendo de la guerra o el hambre y otras inimaginables atrocidades, es ya un ser raquítico y, a veces, invadido por el mal que supura de la herida. La delincuencia de los MENA (Menores Extranjeros no Acompañados) de Batán es el fruto podrido de unas raíces descuidadas, maltratadas y arrojadas a la boca oscura de lo malvado. 

No se trata de justificar con «buenismos» las acciones delictivas cometidas. No se pueden relativizar los daños ni dejar impunes a los malhechores. Pero tampoco se resuelve el problema solo a través de lo meramente institucional o administrativo. 

Para revertir el proceso del mal es preciso restaurar el origen. Se necesitan nuevas madres, padres, hermanos y amigos que reescriban la historia truncada de estos menores y siembren en sus maldades el germen nuevo del bien, del afecto, de la acogida. Que siembren en abundancia y hasta en exceso, en una real incondicionalidad, como si fueran sus hijos. 

Puede que así cambie la suerte de estos menores y comience para ellos otra vida, otro mundo, en el que el veneno del dolor y la rabia dejen paso a la confianza y el abandono en otros, y descubran entonces la posibilidad de una humanidad plena, buena, bella, feliz.

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on pinterest
Compartir en Pinterest