Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
A mi alrededor todo en movimiento. Vida. ¿VIDA?
Me pregunto: ¿A qué llamo vivir?
Te pregunto: ¿A qué le llamas vivir?
¿Es vivir «sobrevivir? ¿Nos define nuestra capacidad de «aguantar»?
¿Es vivir estudiar, encontrar un trabajo, cobrar a final de mes, comprarse cosas y estar tranquilo viviendo lo mejor posible porque «total, son dos días»?
¿Es vivir crear un personaje para atravesar esta jungla vital?
¿Qué es vivir de verdad?
Escucho tantos actos que causan confusión, desasosiego, dolor, muerte, destrucción, pérdidas, discriminaciones, injusticia estructural…
Veo, escucho…
Incendios provocados.
Corrupción política.
Guerras provocadas por mentiras, por intereses económicos, por fundamentalismos religiosos.
Discriminaciones por identidad sexual, por género, por raza, por nivel económico.
Niños y niñas maltratados por otros niños y niñas, por adultos sin escrúpulos, por multinacionales.
Ricos muy ricos, pobres muy pobres.
Fronteras cerradas al ser humano pero abiertas de par en par al dinero venga de donde venga.
Miles de seres humanos ahogados en un mar de racismo.
Cerca de mí:
basura tirada junto a un contenedor vacío.
Ruido.
Malas caras.
Falta de educación.
Agresividad.
Dispersión mental.
Incultura.
Prejuicios.
Escaso cuidado del entorno.
Personas que siempre exigen sus derechos, pero no cumplen sus obligaciones.
Pensamiento mediocre.
Analfabetismo espiritual.
Pero, también veo y escucho:
Hombres y mujeres que en todo el mundo dan la vida por puro amor, con absoluta generosidad.
Jóvenes que sueñan y arriesgan en busca de un sueño.
Educadores/as que se dejan la piel cada día por una mejor educación, por la felicidad de niños y jóvenes.
Seres humanos que cuidan el planeta.
Seres creativos que aportan todo cuanto pueden a la mejora de nuestra vida.
Luchadores que vencen la enfermedad con optimismo y fuerza.
Hombres y mujeres honrados que lo dan todo cada día, siendo fieles en lo pequeño y en lo grande.
Familias acogedoras.
Comunidades humanas abiertas acogiendo a todos y a todas.
Amigos fieles, amorosos.
Artistas que regalan belleza al mundo.
Personas cuidadosas y respetuosas que no ensucian ni contaminan ningún entorno.
Personas deliciosamente educadas, cultas, íntegras, presentes.
Seres verdadera y profundamente espirituales.
Dulzura y serenidad en la mirada de muchos ancianos.
Hombres y mujeres que se sitúan conscientemente junto a quien sufre.
¿Qué es Vivir? Quizá sea caminar dejando una huella positiva en el mundo.