Os contaremos una experiencia universal de los niños (al menos a nosotros nos pasaba): Cuando somos pequeños y salimos a pasear con nuestros padres por cada paso suyo los niños teníamos que dar, apresurados, tres más para ir a su ritmo. Teníamos que concentrarnos para seguir el paso, para no perder el ritmo. En ocasiones era frustrante. Poco a poco, nuestros pasos iban alcanzando distancia, ensanchando la pisada hasta que un día, casi sin darte cuenta, tus pasos “crecen” y el paso junto a tu padre es acompasado.

.

Diez años para tomar el pulso al ritmo del mundo y, en particular, del mundo de los jóvenes. Diez años para entender sus pisadas. Diez años para coger el ritmo y caminar junto a ellos; de algún modo, a su manera, con su lenguaje, en sus lugares. Diez años para ajustar, para entenderse, para pasear por lo digital, para acompañar acompasando.

.

Seguro que los primeros años fueron costosos, lo importante: mantener la ilusión y la fidelidad por Aquel que os mueve a entrar en los lugares más inexplorados (lugares digitales donde frecuentan corazones jóvenes e inquietos). Seguro que luego fuisteis cogiendo el “truquillo”, incluso disfrutando de la aventura de salir de la comodidad de lo conocido. Seguro que surgieron dudas, miedos e inseguridades… nada que la fe no pueda resolver con la creatividad del amor.

.

Y lo más apasionante, que acompasar los pasos en la era digital es una tarea para personas atrevidas que saben que mañana todo puede ser nuevo y requiere hacerse nuevos.

.

¿Felicitaros? Claro, por los diez años… sí. Pero sobre todo hoy queremos felicitaros por dar el salto al vacío del mundo digital (los cristianos lo llamamos salto de fe), que es punto de encuentro de tantos jóvenes que desean poner “una punta fija en Jesús y la otra en constante movimiento” y hacerlo en este momento concreto, su momento.

.

Contáis con “nuestros pies” para seguir uniendo vuestro paso al paso de los hombres y mujeres de hoy, acompasados… siempre acompasados.

 .

Luis y Teresa, seglares claretianos y parte del equipo de Monzón 8.