Sí-compressor
Ianire Angulo Ordorika

Ianire Angulo Ordorika

Navidad: el SÍ en mayúsculas de Dios

En el momento en el que estamos, es fuerte la sensación de que las palabras se las lleva el viento y que solo lo escrito es firme y digno de confianza. Contra esta percepción nos sale al paso una breve expresión del evangelio: “sea vuestro lenguaje: sí, sí; no, no. Lo que pasa de aquí procede del Maligno” (Mt 5,37). Jesús nos anima a que cuanto digamos sea tan verdadero que no necesitemos jurar para convencer a nadie de su veracidad. Se trata de que nuestro modo de dirigirnos en el mundo convierta en fiable nuestras palabras. De este modo, ser creyente tendría que notarse en un discurso honesto y coherente.

No es pequeño el reto al que nos invita Jesús y del que Él mismo es modelo. Y no solo porque su modo de presentarse a los demás, sus palabras y sus gestos se merecían el reconocimiento de una autoridad desconcertante entre aquellos que le veían y escuchaban (cf. Mc 1,27). No, también se convierte en nuestro referente precisamente por lo que acabamos de celebrar un año más en Navidad: Él es la Palabra definitiva del Padre.

Dios, cuya Palabra es capaz de crear aquello que menciona (cf. Gn 1,3), se comprometió con la humanidad a fondo perdido. Y en ese empeño por tendernos la mano y el corazón, envió a su Hijo hecho uno de nosotros por puro amor (cf. Jn 3,16). Sí, Jesucristo es el SÍ con mayúsculas del Padre, la muestra encarnada de que sus promesas se realizan y de que su palabra es fiable.

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email