¡No más dinero para las armas!. Por Laura Rodríguez

¡No más dinero para las armas!

 Desarme para el Desarrollo.

VER

.

En entradas anteriores hemos visto que el otro nombre de la paz es el desarrollo, porque una paz que no surja como fruto del desarrollo integral de todos, tampoco tendrá futuro y siempre será semilla de nuevos conflictos y de variadas formas de violencia. También comentamos que hoy por hoy, poseemos suficiente casuística y conocimientos como para poder demostrar que los métodos No Violentos aplicados a situaciones reales de guerra y violencia extrema son de superior eficacia que el uso de la fuerza y de las armas. Ahora te invito a que nos acerquemos a la relación entre paz, desarrollo y armamento.

.

Si aplicamos la lógica de las leyes de mercado, es fácil entender que un negocio no funciona si no existe demanda. ¿Nos hemos parado a pensar, qué es lo que más conviene a la industria armamentística para poder subsistir? Esta simple pregunta nos lleva a cuestionarnos si realmente la paz es un objetivo perseguido por todos, o si la salvaguarda del interés económico de la industria armamentística está propiciando la existencia de conflictos armados.

.

El informe «Guerras de Frontera« publicado en mayo de 2016, señala que el negocio de las armas, en particular las ventas a Oriente Medio y al Norte de África, de donde proceden la mayoría de los refugiados que huyen, está en pleno auge. Las exportaciones globales de armas a Oriente Medio han aumentado en un 61% entre los periodos 2006-2010 y 2011-2015. Sólo los Estados miembros de la UE, entre 2005 y 2014, otorgaron licencias de exportación de armas a Oriente Medio y al Norte de África por un valor de más de 82.000 millones de euros.

.

A este ingente gasto en producción de armamento se suma la creciente inversión en seguridad fronteriza, tecnología para monitorizar las fronteras y sistemas informáticos para vigilar movimientos de población, dándose la paradoja de que algunas de las empresas armamentísticas europeas que se están lucrando con la venta de armamento, son las mismas compañías que se están beneficiando de la inversión de la Unión Europea en asegurar sus fronteras ante los flujos migratorios provocados por los conflictos en Oriente Medio y norte de África. La crisis de refugiados está siendo para las grandes industrias de armamento la oportunidad para hacer su agosto, al alimentar los conflictos armados mientras ofrecen soluciones de contención de sus consecuencias, así se lucran doblemente al vender el veneno y su medicina.

.

Las empresas españolas no se quedan atrás en este negocio, situando en 2015 a España, como la séptima posición en el ranking mundial de países exportadores. Según el informe «Exportaciones Españolas de Armamento 2006-2015″ del Centre d’Estudis per la Pau J.M. Delàs, un 24,5% de las exportaciones españolas en 2015 (911 millones de euros) han tenido como destino países de Oriente Medio, en especial los países del Golfo Pérsico. Arabia Saudí, Omán, Egipto, Irak son los destinatarios principales a pesar de que, si nos atenemos a la propia legislación española y europea sobre comercio de armas, estas exportaciones debían considerarse ilegales, debido a la situación de inestabilidad existente en la región de Oriente Medio y por la influencia regional de países como Arabia Saudí, Omán, Bahréin o Emiratos Árabes Unidos en tanto que dan apoyo a una parte del conflicto en Siria (grupos insurgentes) y en otros países como Libia o Egipto en tanto que forman parte de la coalición que actúa militarmente sobre Yemen. Las exportaciones a Iraq tendrían que prohibirse, por estar inmerso en una guerra en su propio territorio.

 .

ARMAS2

.

JUZGAR

.

El Catecismo de la Iglesia Católica expresa categóricamente: «La inversión de riquezas fabulosas en la fabricación de armas siempre más modernas impide la ayuda a los pueblos indigentes y obstaculiza su desarrollo.» Las autoridades nacionales y la comunidad internacional tienen el derecho y el deber de de regular la producción y el comercio de armas, pues «la búsqueda de intereses privados o colectivos a corto plazo no legitima empresas que fomentan violencias y conflictos entre las naciones, y que comprometen el orden jurídico internacional.» (cf nº2315, 2316).

.

Benedicto XVI afirma: «los ingentes recursos materiales y humanos empleados en gastos militares y en armamentos se sustraen a los proyectos de desarrollo de los pueblos, especialmente de los más pobres y necesitados de ayuda. Y esto va contra lo que afirma la misma Carta de las Naciones Unidas, que compromete a la comunidad internacional, y a los Estados en particular, a «promover el establecimiento y el mantenimiento de la paz y de la seguridad internacional con el mínimo dispendio de los recursos humanos y económicos mundiales en armamentos (art. 26).»… y continúa haciendo un llamamiento «para que los Estados reduzcan los gastos militares en armamentos y tomen seriamente en consideración la idea de crear un fondo mundial, que se destine a proyectos de desarrollo pacífico de los pueblos.» (cf. Benedicto XVI a los participantes en un Seminario Internacional sobre el desarme, 2008)

.

También en el mensaje del Papa Francisco a la Conferencia sobre el impacto humanitario de las armas atómicas celebrada en 2014, destacaba: «El deseo de paz, de seguridad y estabilidad es uno de los deseos más profundos del corazón humano, puesto que está arraigado en el Creador, que hace a todos los pueblos miembros de la familia humana. Esta aspiración jamás puede ser colmada solamente por los medios militares, y mucho menos por la posesión de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva. La paz «no se reduce al solo equilibrio de las fuerzas adversarias, ni surge de una hegemonía despótica» (Gaudium et spes, 78). La paz ha de construirse con la justicia, el desarrollo socioeconómico, la libertad, el respeto de los derechos humanos fundamentales, la participación de todos en los asuntos públicos y la confianza entre los pueblos.»

.

La doctrina social de la Iglesia propone la meta de un «desarme general, equilibrado y controlado», y afirma que «El enorme aumento de las armas representa una amenaza grave para la estabilidad y la paz. El principio de suficiencia, en virtud del cual un Estado puede poseer únicamente los medios necesarios para su legítima defensa, debe ser aplicado tanto por los Estados que compran armas, como por aquellos que las producen y venden. Cualquier acumulación excesiva de armas, o su comercio generalizado, no pueden ser justificados moralmente; estos fenómenos deben también juzgarse a la luz de la normativa internacional en materia de no-proliferación, producción, comercio y uso de los diferentes tipos de armamento. Las armas nunca deben ser consideradas según los mismos criterios de otros bienes económicos a nivel mundial o en los mercados internos». (cf. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia Católica nº 508-511)

.

ACTUAR

.

¿Qué podemos hacer tú y yo: nosotros?

  • ARMAS 1Infórmate y enlázate. Existen numerosas organizaciones y ONGs que realizan un seguimiento de la producción y venta de armamento y de sus implicaciones en zonas de conflicto. Puedes seguirlas en las redes, apoyar y difundir sus campañas, colaborar más estrechamente…
  • Vocea y educa. Este mundo en guerra no es lo que deseamos para nuestras familias, ya sabemos que la solución no violenta a los conflictos es más eficaz y duradera que el uso de la violencia. Hazte portavoz de quienes sufren la violencia de las armas, especialmente de las víctimas civiles. Muéstrales tu apoyo y haz saber a los que te rodean que este tema te preocupa y cuál es tu opinión y qué actitudes y acciones estás tomando en contra de la producción de armamento.
  • Exige. Sigue lo que tus representantes políticos proponen y votan en el Parlamento sobre el control de armas y comunícales tu opinión. Puedes hacer un seguimiento de la toda la actividad parlamentaria española relacionada con «Conflictos Internacionales Y Construcción De Paz» y otros temas como: pobreza, justicia social, desarrollo sostenible… a través de esta sencilla herramienta online: TIPI.

.

Muchos pequeños gestos concretos pueden ir dejando de retroalimentar las estructuras de un sistema injusto que perpetúa la violencia, no garantiza los derechos humanos para todas las personas, no respeta la dignidad de la mujer, degrada el medio ambiente, agranda la desigualdad e impide el desarrollo y la paz.

 .

Aquí puedes encontrar más información:

    • Comisión General de Justicia y Paz Entradas relacionadas con «Gasto militar».
    • Centro Delàs Observatorio sobre desarme, comercio de armas, conflictos armados y cultura de paz
    • Amnistía Internacional La campaña Armas Bajo Control denuncia que la venta de cinco corbetas de Navantia a Arabia Saudí es ilegal.
    • Greenpeace Armas españolas exportadas en el primer semestre de 2015 podrían usarse para cometer atrocidades.
    • Instituto Internacional de Investigación para la paz de Estocolmo (SIPRI) en inglés. Realiza estudios científicos sobre la cooperación y los conflictos con el fin de contribuir a la comprensión de las condiciones necesarias para la resolución pacífica de los mismos y el mantenimiento de una paz duradera.
    • Campaña de Objeción fiscal al gasto militar Es la no disposición a colaborar con el estado en los gastos de preparación de guerras y mantenimiento de la estructura militar, desobedeciendo activamente en el momento de realizar la declaración de la renta (IRPF).

.
.

Laura Rodríguez

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on pinterest
Compartir en Pinterest