NO TENGO TIEMPO, ¿PARA QUÉ? Por Víctor Vallejo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

NO TENGO TIEMPO,¿PARA QUÉ? 

.

Hasta ahora,en nuestras reflexiones acerca de cómo vivir una vida más plena,nos hemos movido en un plano “teórico”. Hemos definido el verdadero éxito basándonos en el “ser” y no en el “tener”,hemos explicado qué es ser proactivo y os hemos invitado a aclarar los principios realmente importantes que deben regir vuestras elecciones del día a día. Ahora os toca dar el paso al terreno de la práctica: organizar vuestra agenda,establecer prioridades de acciones diarias y semanales centrándoos en realizar tareas que os hagan más personas.

.

¿Cómo organizas tu tiempo? ¿Eres de los que no hacen nada al respecto? ¿O de los que hacen listas de tareas y llenan su lugar de trabajo o la nevera de Post-it? A lo mejor,eres de los que dan un paso más y no sólo hacen una lista de cosas pendientes,sino que,además,las priorizas. Todo esto resulta útil,pero Covey,tras haber realizado un concienzudo estudio sobre los modelos de organización del tiempo,ha llegado a la conclusión de que “el desafío no consiste en administrar el tiempo,sino en administrarnos a nosotros mismos.” 

.

Vamos a ver: todos tenemos la misma cantidad de tiempo,lo que nos distingue es la cantidad y calidad de cosas que tenemos que hacer en ese tiempo. Gestionar el tiempo consiste en la gestión de uno mismo,porque la clave reside en cómo actuamos cada uno ante las distintas cosas que van apareciendo en nuestra vida diaria y cómo vamos organizando nuestras tareas elegidas. Ya hemos adelantado en entradas anteriores que,para empezar,de nosotros depende no dejarnos atrapar por el activismo y,de vez en cuando,tomar distancia de nuestras actividades para preguntarnos: ¿a dónde voy y a qué? ¿Esta actividad me conduce a lo que considero mi propósito de vida o a una meta libremente elegida?

.

En nuestro día a día sólo hay cuatro tipo de actividades: lo urgente e importante,lo urgente y no importante,lo que no es ni urgente ni importante y,por último,lo que es importante pero no urgente. Expliquemos rápidamente cada una de ellas.

.

sin-tiempo.

Lo urgente e importante es todo aquello que requiere una atención inmediata y cuyos resultados son decisivos para nuestros intereses. Si estoy en mi casa y mi mujer me dice que se está quemando la cocina,dejo todo y me pongo a apagar el fuego. En nuestra vida hay fuegos que descuadran nuestra agenda porque requieren una atención y acción inmediata. Los fuegos hay que apagarlos,pero no podemos pasarnos el día apagando fuegos (también podemos,prevenirlos,por ejemplo).

.

Lo urgente y no importante es todo aquello que llama nuestra atención (porque proviene de una demanda externa) pero cuya realización no contribuye a nuestro plan de realización personal y profesional. Para entender este tipo de actividades sólo hay que ver cómo hoy en día pasamos mucho tiempo mirando al móvil para atender multitud de mensajes. Abrir el Whasap,el Facebook,Instagram…, por no hablar del correo en el trabajo, porque nos ha saltado un aviso,nos puede llevar a perder el tiempo miserablemente o,al menos,a perder la concentración en aquello que estábamos realizando. Esto desgasta,pero más grave resulta dedicar muchas energías a todas aquellas tareas que realizamos por no haber sabido decir que no. Aquellas personas que viven centradas en cumplir las expectativas de los demás acaban por hacer lo que otros le demandan olvidándose de sus prioridades y de sus propias metas de desarrollo personal. En la siguiente entrega hablaremos más de este tema.

.

Lo no urgente y no importante es lo que directamente tendríamos que enviar a la papelera de reciclaje. Centrarnos en este tipo de tareas nos convierte directamente en unos irresponsables. Y ojo,aquí no entrarían las actividades que ocupan nuestro ocio,siempre que ese ocio (no urgente) sea importante (nos construye como personas y nos capacita para seguir con nuestras tareas).

.

Pues bien, todo esto es para afirmar que las personas efectivas dan prioridad a lo NO URGENTE,PERO SÍ IMPORTANTE. Este tipo de tareas no son urgentes porque no surgen de una demanda externa que requiere nuestra atención inmediata y son importantes porque el realizarlas me acerca al tipo de vida que realmente deseo llevar y me realizan a nivel personal. Entre este tipo de actividades nos encontramos,por ejemplo,construir relaciones; elaborar un plan de vida personal,familiar o laboral; rezar; dedicar tiempo a la formación; hacer deporte; visitar a tu abuela que vive en una residencia…

.

Stephen R. Covey nos propone una manera de saber qué es importante,pero no urgente. Es muy simple,escucha esta pregunta y tómate un tiempo para responderla: ¿qué puedes hacer en tu vida personal o profesional que,de hacerlo regularmente,representaría una tremenda diferencia positiva en tu vida?  

.

relojEn estos días he visto un vídeo que pulula en las redes sociales que realiza un experimento social. A distintas personas se les pregunta,en primer lugar,quiénes son sus seres más queridos; en segundo lugar,qué les regalarían si no tuvieran límites económicos y,finalmente,se les lanza la pregunta de qué les regalarían si fuera la última Navidad para ese ser querido. Aquí es donde llega la parte emocionante del vídeo y las personas dan respuestas de este tipo: estar más tiempo con ella,organizar una cena donde estemos toda la familia junta,llevarla al pueblo donde nació,etc.

.

¿Qué harías tú si fuera el último mes de tu vida? ¿Qué harías por los demás si fueran a morir en una semana? ¿Qué no dejarías de hacer para ser más feliz contigo mismo,con los demás y ante el mismo Dios?

.

Estamos inaugurando un año nuevo y están de moda las listas de buenos deseos. En coaching decimos que una meta es un sueño con fecha de caducidad. El infierno está lleno de buenos deseos. Si quieres ser efectivo y responsable con tus sueños,pon en tu agenda semanal acciones concretas que te lleven a acercarte a tus buenos deseos y responsabilízate de llevarlas a término.

.

.

Víctor Vallejo