A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

ORAR – CANSANCIO

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Quizá sea la palabra más repetida cuando se va acercando el final de un curso.

.

Pero no solo ahora. El cansancio nos invade algunos, muchos días, algunos momentos a lo largo de los días. ¿Se puede orar estando cansados? ¿Cómo puede el cansancio ser una pista para orar? Más que pista es una realidad que conviene tener en cuenta, y lo que voy a hacer es aportar algunas sugerencias para orar cuando se está así.

.

Se puede orar en toda circunstancia, puesto que la oración es un encuentro, y en los encuentros, uno está como está.

.

Jesús aparece cansado en algunas narraciones bíblicas. Física o emocionalmente: por el calor y la fatiga, por la poca fe de sus amigos, por la persecución, por la soledad, por la dureza de corazón de sus paisanos…

.

También los discípulos después de sus trabajos apostólicos, o contratiempos de la naturaleza, se cansan y entonces ¿qué hace Jesús? Les invita a la confianza, les invita a retirarse y descansar con él (Mc 6, 30-34), sugiere la oración para no desfallecer en los momentos duros (Mt 26, 41)…

.

Es más frecuente concebir la oración como diálogo, como petición, como alabanza… pero pocas veces se cae en la cuenta de que la oración también puede ser y es DESCANSO. Varios salmos nos lo recuerdan:

.

delicados-descansar22a.

Solo en Dios descansa mi alma (salmo 61, 2)

La Ley del Señor es descanso del alma (salmo 19, 8)

 ¿Por qué te acongojas, alma mía, por qué te me turbas? Espera en Dios, que volverás a alabarlo: «Salud de mi rostro, Dios mío». (salmo 42, 6)

Otras veces no lo dicen literalmente, pero invitan al descanso en Dios, como un niño en los brazos de su madre (salmo 130, 2.)

.

.

Lo primero será detectar cuál es la causa del cansancio, y si se puede, poner remedio: dormir más, buscar algo que nos relaje de la tensión que podamos estar viviendo, la angustia… intentar solucionar conflictos que nos restan energías y ganas de vivir, de trabajar, de seguir en la brecha, que nos dan ganas de tirar la toalla…

.

Quizá el nuestro sea un cansancio “vano” porque pretendamos estar construyendo algo por nosotros mismos… sin Dios (salmo 126) y eso es inútil.

.

Pero en toda ocasión, siempre podremos DESCANSAR EN DIOS, como un niño en brazos de su madre… confiados en que nunca nos deja de Su Mano, que vela por nosotros… confiados en que la semilla crece de noche mientras dormimos…

.

Descansar en su pecho como el discípulo amado en la última cena (Jn 13, 25), descansar compartiendo con Él como los discípulos, amigablemente… descansar en Él. Sólo eso. Prueba a hacerlo: con la imaginación, ante Jesús Eucaristía, deteniendo todos tus pensamientos y fijando en Él tu mirada… como te salga. Como necesites.

.

Escucha esta canción:

.

 

.

.

Consuelo Ferrús, rmi

@consuelormi