Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

ORAR LA VIDA - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

 

Después del tiempo litúrgico de Navidad, y a la espera de que llegue la cuaresma, este tiempo Ordinario que estamos viviendo ¿nos sugiere algún matiz especial a la oración? A mí se me ocurre ofrecer pistas para ORAR LA VIDA cotidiana, normalita…

.

Todo lo que acontece en la vida diaria puede ser motivo y lugar de encuentro con el Dios de la Vida. La oración no nos saca del espacio y tiempo en que vivimos nuestra condición humana, nos mete más a fondo. Basta que quiera. Puedo BUSCAR su Presencia en la creación, en las criaturas, acontecimientos que se vuelven Historia de salvación con Él… puedo intentar ESCUCHAR, dejarme SORPRENDER por la vida misma en actitud contemplativa en los rostros que me cruzo a diario, en los gestos que se me regalan sin esperarlo, en los  imprevistos que me fastidian… pero todo, con Él.

.

images (1)Quizá la actitud  más recomendable para orar la vida, y con la vida, es la de ACOGER lo que viene, sin manipular ni forzar para que la realidad no se salga de mis pretensiones… y para acoger así, yo misma debo vivirme libremente, con la mirada limpia para poder ver por dónde sí y por dónde no anda Dios. Orar la vida implica un ejercicio continuo de discernimiento para andar por buen camino, y dejarme llevar por Él si no quiero meterme en caminos sin salida, que lleven a la muerte y me alejen de la Vida. Y llevar conmigo a otros, quizá los que más quiero… orar así y para esto, es un ejercicio de rastrear el lenguaje de Dios, un ejercicio de lucidez en el trascurrir de mis días.

.

.

.

Se puede orar la vida de muchas formas:

.

  • practicar la mirada contemplativa sobre las personas: no quedarme en las apariencias de lo que vivo en cada encuentro o desencuentro, preguntarme por las motivaciones de fondo, comprender sus razones.

.

  • ejercitar la esperanza: desde que nos levantamos mirar todas las posibilidades que encierra la realidad en la que estoy inserta, y las personas. Dar oportunidades. Detectar BROTES DE VIDA, reflejo del misterio pascual de muerte y resurrección… ¿cuántas veces te has dejado sorprender en la vida al dar crédito a una persona?

.

  • vivir desde la atención plena, practicarla en el trabajo, los viajes rutinarios, los tiempos perdidos, la comida, el caminar… para no perder detalle, no perder vida.

.

  • hacer míos los sentimientos de Jesús en la relación con las personas: bondad, paciencia, amabilidad, ánimo y fuerza, confianza, alegría, cooperación… en vez de todo lo contrario. Ser nuevos Cristos donde nos movemos y estamos. Puedo meditar en un minuto para retomar la paz y la calma, la atención a todo…

.
.

images (2)Y será bueno, para crecer cada día en estas actitudes, orar evaluando cada noche cómo ha pasado  (o ha dejado de pasar) Dios por mi vida… Un día no evaluado es un día no vivido. Esta oración de “examen” es muy valiosa para repasar, re-cordar (pasar por el corazón) junto con Dios los rostros, las dificultades, los retos, las alegrías que la vida me ha ido regalando. Y… si poco fue el amor en nuestro empeño, de darle vida al día que fenece, convierta en realidad lo que fue un sueño, tu gran amor que todo lo engrandece, como dice La liturgia de las Horas.

.

.

Consuelo Ferrús, rmi

@consuelormi