#ParísyClaret: ANTEPONER LA MISIÓN, GENERAR SINERGIAS

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
  • ¿Qué santo has elegido?

Elegimos dos: san Antonio Mª Claret y Mª Antonia París. Juntos fundaron las Misioneras Claretianas en Cuba, en 1855.

  • ¿Por qué eliges poner este santo en tu vida?

Me llama la atención que siendo tan distintos fueron capaces de crear algo juntos de tanta envergadura como es iniciar una familia misionera que continúa hasta hoy y que no se entendería si faltara uno de los dos. Mira si son distintos que algunos hasta dudan de que Claret sea nuestro Fundador verdaderamente… “Son dos plumas movidas por el mismo Espíritu”, decía un contemporáneo suyo.

  • ¿Qué tuvo su vida de especial?

Destacaría de Claret su capacidad para poner en el centro su vocación fundamental, la de ser misionero y ser capaz de aplicarlo en las circunstancias más diversas. Fue misionero siendo cura por los pueblos de Cataluña y las Islas, arzobispo en Cuba, confesor de la Reina en la Corte y desterrado tras participar en el Conc. Vaticano I. ¿No es increíble la capacidad de mantener tu esencia más auténtica aunque la vida te ponga en situaciones aparentemente tan contrarias?

De la M. París destacaría su tenacidad humilde, no sumisa (¡nunca lo fue y por eso se ganó también el desafecto de importantes personajes!). Y su capacidad para mantenerse en lo que sentía que era lo suyo, aunque no cuadrara con las normas eclesiásticas de su época y se arriesgara a lo que ocurrió: que parte de sus propias monjas y los confesores más cercanos se pusieran en su contra. Solo el paso del tiempo va poniendo a cada cual en su lugar, pero ¡qué difícil! “Apelo al silencio”, dice ella cuando la difaman y contrarían.

  • ¿Qué invitación nos haría hoy?

París y Claret son claro ejemplo de que cuando hay un objetivo común auténtico, una misión por encima de nuestras diferencias, somos capaces de trabajar y vivir juntos, de generar nuevas sinergias para el bien común. Si damos prioridad a lo que nos diferencia es que la obra encomendada no está en el centro realmente. Y eso es muy serio…

Otras entradas...

Luchar contra el mal

Esperar por Otros Puede que no creas en “el mal”, así con estas palabras. O puede que sí, y lo veas como

Sí, merece la pena

Día del Voluntariado Soy María del Mar, tengo 39 años y soy de Alfafar (Valencia), he tenido la suerte de conocer lo