#PASCUA: #VIVIRDEPIE

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Dice Pedro Casaldáliga que para un creyente solo hay dos opciones: vivir vivos o resucitados. La muerte no es una opción. Y parece verdad.

Dicho de otra forma, para el ser humano solo hay una opción de vivir: de pie. De hecho, no en vano, uno de los elementos que marcan la diferencia entre los animales y los seres humanos es justamente eso: pasar de ir por la vida arrastrados (como los reptiles), a cuatro patas (como la mayoría de mamíferos), encorvados a dos patas (como un orangután) o ¡de pie!, ¡ahí está la diferencia! con posibilidad de otear el horizonte (propio de los seres humanos)

¿Y si algo así fuera esto de la Resurrección y la vida?, ¿Y si justamente ese soplo divino, ese toque del Creador en nosotros, que nos hace realmente humanos, fuera a la vez el toque delicado que nos resucita y nos levanta en la vida?

Ayer, Domingo de Resurrección, Ianire nos dejaba una primera clave: “ver bien para vivir de pie”. Y podríamos añadir que también se cumple al revés: quien vive de pie, ve bien. Y escucha, y toca, y saborea y huele, y respira. Y lo hace no solo mucho mejor que encorvado, sino bien, es decir, lo hace pleno, verdadero, bello.

¿Qué tal si nos regalamos este tiempo de #Pascua para dejar que salga a borbotones toda la capacidad de vida, de resurrección y de humanidad que hay en nosotros? ¿Qué os parece si nos tomamos estas semanas de Pascua para disfrutar y agradecer tantas personas que viven de pie?

¡Vamos a #vivirdepie!, ¡vamos a ver y a oler y a tocar y a escuchar y a gustar! ¡Vamos a #vivirdepie!, ¿puede haber un plan mejor?

Otras entradas...

Luchar contra el mal

Esperar por Otros Puede que no creas en “el mal”, así con estas palabras. O puede que sí, y lo veas como

Sí, merece la pena

Día del Voluntariado Soy María del Mar, tengo 39 años y soy de Alfafar (Valencia), he tenido la suerte de conocer lo