A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

perseguidos-bienaventuranzas

BIBLIANDO: «perseguidos por su causa…» – por Rosa Ruiz rmi

Mt 5, 10-12  

(Las Bienaventuranzas)

.

Dichosos los perseguidos por causa del bien, porque el reinado de Dios les pertenece.  Dichosos vosotros cuando os injurien, os persigan y os calumnien de todo por mi causa. 

Estad alegres y contentos pues vuestra paga en el cielo es abundante. De igual modo persiguieron a los profetas que os precedieron. 

 .

.

Entonces Jesús, tan callado últimamente, nos miró… Nos miró profundamente, como quien repasa en el corazón lo vivido, lo compartido… Como mira alguien que te conoce y quiere decirte algo… Y yo me senté para escucharle. Intuí que tenía respuesta a alguna de nuestras preguntas o de nuestro ir y venir sin preguntarnos nada… que al final es bastante peor.

.

   –  “Pero, de verdad, ¿vosotros queréis ser felices? … Pensaba que sí, pero os veo tan dispersos, tan sin-centro, tan sin-alma… Os dejáis llevar tanto por contratiempos, las incoherencias, los sufrimientos, las injusticias… ¿Por qué se tambalea vuestra alegría con tanta facilidad? Dejadme que os recuerde algo… Habéis confundido el bienestar, la tranquilidad y el éxito con la felicidad…”

 .

Y entonces empezó a recordarnos cómo ser realmente felices… Los pobres, los afligidos, los desposeídos, los hambrientos de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los que trabajan por la paz, los perseguidos por su causa…

.

 Y me acordé de aquellos de Emaús. Sentí la misma sensación en el pecho que ellos contaron. Al principio creía que era puro agobio: ¡esto es imposible para mí! ¡nunca seré como tú, Jesús!, ¡lo que nos propones para ser feliz no cabe dentro de mis fuerzas!, ¡ya me gustaría a mí que el dolor no me afectara tanto!

 .

Pero luego, el ahogo se fue convirtiendo en calor: ¿No ardía mi corazón cuando nos invitaba a ser pobre, desposeído, misericordioso, hambriento de justicia, limpio de corazón, pacificador…? ¿Será ese calor del alma la mejor señal de que mi más profundo deseo es vivir contigo y como tú? ¿Será esto el recuerdo permanente de que la felicidad –las bienaventuranzas- no es un programa para perfectos sino un horizonte para buscadores del Reino? ¿Acaso no llevo grabado en el cuerpo –que es mi historia- que Tú estás conmigo siempre y nada nos separa de tu amor?

 .

Empezaba a atardecer… No hacía calor, y el aire fresco que corría tampoco molestaba. Estábamos bien allí… Se está bien con Él… Hasta dejó de molestarme esa punzada en el estómago que salta cada vez que las rencillas, las envidias, los desafectos o los fracasos se imponen en el día a día.

.

Volviste a recordarme suavemente que hay una felicidad misteriosa en saber vivir como Dios manda, cuando nos injurian por tu causa, por la verdad, la transparencia, la bondad, la justicia…

.

Recordé las últimas ocasiones en que he me he sentido tratada injustamente, en que no parece que sea una clave inteligente esto de ser humilde, misericordiosa, limpia de corazón, desposeída, hambrienta de justicia… Y he dado gracias.

.

Sigo sin saber vivirme bienaventurada cuando las cosas van mal y las tinieblas se empeñan en ahogar la Luz… Muchas veces no soy feliz al estilo de Jesús, pero sigo queriendo serlo, dejarme hacer por Él.

.

Y eso, os aseguro, me hace tan feliz que no hay reproche ni persecución que pueda compararse. Esta paga no tiene precio.

.

.

@rosaruizarmi

Rosa Ruiz Rmi

valtrex without prescription
buy abilify canada

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email