A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Postureo. Entre la realidad y la ficción.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

 “Cuidémonos de la vanidad que nos aleja de la verdad y nos hace parecer una burbuja de jabón” Papa Francisco.

Para obtener preciosas pompas o burbujas de jabón, con sus reflejos multicolores, solamente se precisan dos ingredientes fundamentales: agua y jabón.

¿Quién no ha disfrutado en algún momento de su vida soplando pompas de jabón con un pequeño artilugio formado por un trozo de alambre y agua jabonosa? 

¿Quién no se ha quedado ensimismado viendo flotar en el aire pompas de jabón sabiendo, además, que en un instante desaparecerán? 

Lo mismo ocurre con el llamado postureo en las redes sociales. Hay gente que se dedica a “gastar” su tiempo en ver “la vida ajena” pero, tal y como se presenta en el vídeo, a veces lo que se muestra es más ficción que realidad.  

Hay muchas personas que tratan de aparentar felicidad, impresionar a los demás, provocar envidia por una vida propia que no existe, llegando incluso a convertirse en una obsesión por exhibir una vida “perfecta” para buscar la aprobación social y el reconocimiento. Una manera de parecer más interesante, con una vida más plena y de alimentar el “yoismo” o culto al ego personal. En fin, puro narcisismo.

¿Se posturea porque la vida que se tiene no está llena de sentido? ¿Resulta de este modo más llevadera? 

Y me pregunto ¿qué le ocurre a esa persona cuando, llegado el momento, se enfrenta a su propia realidad y se da cuenta de que lo mejor de la vida se le pasa entre foto y foto? 

Con este tipo de comportamientos ¿qué valores estamos transmitiendo a los más jóvenes? ¿Corren el riesgo de aparentar lo que no se es, de vivir en la mentira, de entender la amistad con “dar un like”? 

Vídeo musical: Para que el mundo lo vea de Arnau Griso.

Otras entradas...

¿Lo ves? Yo sí

¿Alguna vez te han faltado las palabras, te has quedado bloqueado o has sentido que nada de lo que haces o dices