¿Qué has hecho con tu hermano?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Los efectos desastrosos de la pandemia se difuminan un poco ahora que empezamos a ver el sol y a respirar aire fresco, ahora que prevalece la alegría de encontrar de nuevo los rostros que amamos. Nos queda al fondo, sin embargo, un rescoldo de dolor que nos recuerda lo que ha sucedido. 

Hemos probado el miedo, la soledad, la inseguridad, lo imprevisible… Y así, nos hemos hecho parecidos a aquellos para los que la vida es siempre una encarnizada lucha

El COVID – 19 en África se suma a otras muchas epidemias. Las infecciones resporatorias, el VIH, las diarreas, la malaria o la tuberculosis se cobraron en 2016 (último año comparable) las vidas de 3, 1 millones de personas. Las vacunas destinadas a estas enfermedades, provenientes del sistema de cooperación internacional, se están viendo mermadas por el trasvase de fondos para el COVID – 19.

De hecho, en Níger ha habido un rebrote de polio tras haber suspendido las vacunaciones durante la emergencia del coronavirus. Hace poco, Pascal Mkanda, coordinador del Programa para la Erradicación de la Polio en África de la OMS, declaraba: «Níger paró los anteriores brotes de polio organizando campañas de vacunación de gran calidad en 2019”,  “desgraciadamente, eso no será posible ahora ya que hemos suspendido la vacunación masiva contra la polio debido a la respuesta contra la pandemia de coronavirus».

Cuando es nuestra vida la que se encuentra en la cuerda floja es fácil olvidar al otro, retirarle nuestra mano. Pero es también este dolor nuestro el que, al mismo tiempo, nos susurra aquella pregunta arcana, aquel interrogante esencial: “¿Qué has hecho con tu hermano?” (Gn 4, 9). Pues hemos bebido del mismo cáliz amargo y sabemos ya que estamos hechos del mismo barro frágil. Ahora, que hemos estado en la piel de los pobres, nos resulta familiar su grito y podemos responder a él sabiendo que su bien es el nuestro, que su supervivencia es la nuestra y que es en esa pregunta en la que nos jugamos, en realidad, la vida. 

Otras entradas...

La Belleza De La Vida

  “La belleza de la vida está en lo sencillo” niciamos un nuevo curso… regresan las prisas: levantarse temprano, desayunar rápido, salir a