A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

¡QUE LLUEVA!

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

En otoño e invierno es bastante posible que llueva. En Adviento que se nos acerca, pedimos en la liturgia que LOS CIELOS LLUEVAN AL JUSTO, QUE LA TIERRA SE ABRA Y BROTE EL SALVADOR. Son imágenes preciosas. Todo el cosmos queda afectado por la venida de Jesús, el Salvador, el Libertador, el Alfa y el Omega de la historia, origen y meta de todo el Universo. 

Puede ser que andemos agobiados. Preocupados. No estamos bien. Pero podemos orar y disponernos para acoger esta Lluvia, que es el mismo Jesús, y empaparnos bien.

Disponte para un momento de oración:

Invoca el Espíritu Santo para que te ayude a orar como conviene en este momento.

Respira hondo, pacifica todo tu ser. Al inspirar visualiza que el mismo Espíritu va llenando tu ser, o recita el nombre de Jesús. 

Visualiza en concreto la dificultad que te agobia, te entristece… e imagina que sobre esa dificultad llueve la gracia, llueve la misericordia, llueve la bendición, llueve la salud, llueve JESÚS. El que vino, viene y vendrá para dar vida, la salud a los enfermos, liberar a los oprimidos, traer luz a los ciegos, y a todos el perdón y la gracia.

Imagina que te metes debajo de esa “lluvia”, que retiras cualquier paraguas que pueda bloquear, impedir que te empapes bien.  

Aviva la actitud de confianza en que podrás llegar a danzar bajo esa lluvia de gracia y bendición que viene con Jesús.Da gracias porque “cualquier cosa que pidáis en mi Nombre yo lo haré”

Otras entradas...

¿Lo ves? Yo sí

¿Alguna vez te han faltado las palabras, te has quedado bloqueado o has sentido que nada de lo que haces o dices