RED DE LIBERTAD

Red de libertad_Peli (1)
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Fue una luz prendida que alumbró el camino en medio de la noche”

Si hay algo en común a todos los seres humanos de cualquier tiempo, lugar y edad es la búsqueda de la felicidad. ¿Qué camino seguir? Ser feliz es alcanzar la plenitud como persona y siempre va unida al amor, la alegría, la esperanza, la paz, la belleza, el valor y la verdad. Y surge otra pregunta: ¿Se puede encontrar la felicidad en una situación de dolor, violencia e injusticia?

Estamos a punto de celebrar Pentecostés, terminando el tiempo pascual, tiempo de luz, vida e inmensa alegría. Una alegría que no se puede comprar ni es engañosa, sino que brota del corazón de una vida plena y llena de sentido. El Papa Francisco nos recuerda: “El primer paso para obtener la alegría es la paz, y para obtener la paz hay que tener memoria. Memoria y esperanza son dos de los componentes principales para vivir en la alegría”. 

“Red de libertad” nos cuenta la historia de Sor Helena Studler, hermana de la caridad, mujer con carácter y coraje que dedicó, toda su vida al cuidado de los huérfanos y abandonados. Tuvo la osadía de enfrentarse a las autoridades nazis y junto con otras personas, crear una red que salvó la vida a más de 2000 prisioneros de los campos de concentración. Ella nos recuerda que memoria y esperanza van de la mano, que no hay esperanza sin compartir la desesperanza, que no hay alegría sin compartir la tristeza, que no hay resurrección sin vivir la pasión. Solo así llegaremos a descubrir una vida plena y llena de sentido.

 Esta mujer nos enseña que…

  • El inicio de la alegría es comenzar a pensar en los demás.
  • Debemos hacer buen uso de todo lo que tengamos al alcance, ser creativos, “El amor es creativo hasta el infinito”.
  • Frente a la injusticia, que parece invencible, siempre hay algo que se puede hacer (buscar soluciones ante la dificultad).
  • Es importante tener capacidad de conciliación.
  • Estamos llamados a devolver la dignidad a las personas.
  • Debemos acompañar físicamente al que sufre sin importar su nacionalidad, ideas políticas o convicciones religiosas.
  • La fuerza de la fe y de la oración nos hace capaces de enfrentarnos a las situaciones más adversas y entregarnos hasta dar la vida.
  • Es importante saber abandonarse en las manos de Dios.
  • Resistencia y denuncia, no solo asistencialismo.
  • Las situaciones de guerra o violencia arrastran a personas con buenos sentimientos que se hacen colaboracionistas por sólidos motivos personales.
  • Debemos hacer lo que tenemos que hacer en cada momento. 
  • Hay que saber morir.

Para pensar…

  1. ¿Qué sentimientos ha despertado en ti la película y por qué?
  2. Indica la imagen o la escena que más te ha sorprendido.
  3. ¿Qué destacarías de cada personaje? ¿Qué valores descubres en la red?
  4. ¿Crees que la vida de esta mujer refleja un camino para ser feliz? Lee y comenta: “Pienso en usted y me pregunto si fue consciente de todo lo que hizo. Dicen sus hermanas que sus motivos fueron muy claros: un amor grande a Dios que le impulsó a entregar su vida, como Hija de la Caridad, para eliminar con todas sus fuerzas el dolor de los pobres y dar consuelo a los hijos arrebatados de sus madres… Cuando pienso en usted no puedo evitar hacerme la misma pregunta, ¿qué habría hecho yo en su lugar?” “Muchos hablarán de usted como una heroína de guerra, como una patriota, otros la verán como una persona imprudente que puso en serio riesgo a los suyos. Pero para mí siempre será la mujer que devolvió la esperanza a muchas personas, la Hija de la Caridad que organizó toda una red que ayudó a reunirse a miles de madres, padres, mujeres, hijos y hermanos Usted fue una luz prendida con el fuego de su carisma que alumbró el camino en medio de la noche.” 

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter