Serás hombre hijo mío

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Seguramente conoces este célebre poema de Rudyard Kipling. Hemos pensado que podría ser todo un programa de intenciones para este nuevo curso. Un catálogo de deseos y aviso para navegantes: por dónde no conviene caminar y por dónde te espera la vida.

Si quieres ser hombre, si quieres ser mujer, si quieres ser humano… Nos apuntamos.

SERÁS HOMBRE HIJO MIO (RUDYARD KIPLING)

Porque vives deprisa, porque tienes fronteras

porque pones condiciones, porque sospechas de Dios

porque aborreces el riesgo, porque ignoras a los demás

porque huyes del silencio, porque prefieres tener a ser

porque pactas con el confort, porque tienes miedo al compromiso

porque desiertas los caminos que suben, 

porque regateas con tu juventud, porque hablas más que haces

porque olvidas que eres nómada, porque no te das a lo difícil.

No sabrás ni hoy ni nunca, 

por más que lo intentes, por mucho que quieras,

para qué vale la vida, para qué sirve el corazón;

no sabrás, de verdad, ni el sabor de la paz, ni el precio de la alegría,

ni el sentido de las lágrimas, ni el misterio de las cosas,ni el gusto de la vida, 

ni el encanto de la amistad, ni el valor del silencio, ni el milagro del amor.

Te pasarás la vida, ¡triste vida!, improvisando, corriendo, hambreando, huyendo de ti,

lejano, desterrado, de visita, de sobra, ridículo, 

fracasado, esclavo, aburrido, desarraigado, vacío, inútil, viejo…

con la vida tristemente vacía, inmensamente sin sentido.

PERO….

SI la obra de tu vida puedes ver destrozada y sin perder palabra, volverla a comenzar,

o perder en un día la ganancia de ciento sin un gesto o un suspiro.

SI puedes ser amante y no estar loco de amor, 

si consigues ser fuerte sin dejar de ser tierno 

y sintiéndote odiado, sin odiar a tu vez, luchar y defenderte.

SI puedes soportar que hablen mal de ti los pícaros, los que pretenden enfadarte,

y oír como sus lenguas falaces te calumnian, sin tú caer en la trampa y hacer lo mismo.

SI puedes seguir digno aunque seas popular, 

si consigues ser pueblo y dar consejo a los reyes,

si a todos tus amigos amas como un hermano, sin que ninguno te absorba.

SI sabes observar, meditar, conocer, sin llegar a ser nunca destructor o escéptico;

soñar, mas no dejar que el sueño te domine; pensar, sin ser sólo un pensador.

SI puedes ser severo sin llegar a la cólera

si puedes ser audaz, sin pecar de imprudente,

si consigues ser bueno y lograr ser un sabio, sin ser soberbio ni pedante.

SI alcanzas el triunfo después de la derrota 

y acoges con igual calma esas dos mentiras.

Si puedes conservar tu valor, tu cabeza tranquila,

cuando otros a tu alrededor la pierden.

ENTONCES los reyes, los dioses, la suerte y la victoria,

serán ya para siempre tus sumisos esclavos, 

y lo que vale más que la gloria y los reyes,

SERÁS HOMBRE, hijo mío.