Simone Biles ¿todo va bien?. Por JoseFer Juan

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

José Fernando Juan. Profesor que aprende, persona en búsqueda. Actualmente es profesor en el colegio Marianista de Carabanchel. Colabora en iMision (evangelización digital) y entreParentesis (diálogo en las fronteras). 

Una vez al mes presentaremos una persona resiliente. Más allá de destacar el sufrimiento vivido y la capacidad de superación, y sin ningún ánimo de canonizar o endiosar a nadie, se trata de reflexionar sobre la propia vida. Porque afirmar «todo va bien» sólo puede nacer de una decisión vital… veamos algunos ejemplos, algunos testimonios…

.

Simone-Biles_NUP_171788_3775Terminadas las Olimpiadas, muchos miran el resultado final sólo en los medalleros. Cuántos oros, cuántas platas, cuántos bronces, cuántos diplomas. Pero el esfuerzo que todo deportista ha hecho hasta llegar allí, de por sí ya heroico, no siempre ha sido el mismo. El punto de partida de algunos, como es el conocido caso de Simone Biles, ha sido tremendamente largo y ejemplar. Su sonrisa y mirada inocente es tan milagrosa como su flexibilidad y potencia.

 .

Esta mujer de 19 años, que ya tiene un ejercicio bautizado con su nombre, nació en una familia indeseable. Si los primeros años de la vida marcan definitivamente a toda persona, los suyos estuvieron rodeados del alcohol y las drogas de su madre, la ausencia de su padre, y rodeada por sus hermanos. Los servicios sociales apartaron a los pequeños de su madre, que terminaron en casas separadas. Simone fue acogida por sus abuelos desde los tres años.

.

Condensado en un párrafo no nos hacemos cargo suficiente de lo que puede suponer algo así. Sufrimientos y heridas afectivas, desatención y desprotección, a lo que hay que sumar las preguntas que los jóvenes se hacen sobre sí mismos. Dudas que ella misma ha reconocido en alguna entrevista que todavía se hace, sobre cómo hubiera sido su vida, sobre el porqué de todo esto, y ante las que reconoce no encontrar respuesta ni ser ella quien debe darlas.

 .

Simone Biles comparte historia con miles de jóvenes desgraciadamente. Su historia nos suena familiar a más de uno, que si bien no lo hemos vivido en propias carnes, sabemos por alumnos o incluso amigos lo que supone algo así, lo devastador que puede llegar a ser para una persona enfrentarse a un pasado doloroso.

 .

p Simone-Biles_gymnastics-portrait_splitA los 6 años encontró una forma de enfocar su vida con pasión y comenzó a soñar. Quería ser la gimnasta en la que se ha convertido. No sólo en la parte técnica, sino en la parte humana. Un ejemplo de superación que ojalá cale en muchos jóvenes, sea ejemplo para otros en su misma situación.

 .

No puedo terminar el artículo sin referirme a sus abuelos, a su apellido Biles. No se convirtieron en héroes o salvadores, no la rescataron con sus propias fuerzas, sino que supieron reconducir sus sueños, acompañar su vida. Hubiera sido lamentable una respuesta protectora y condescendiente, aunque muy comprensible. Pero en lugar de eso, animaron a la hoy gimnasta a enfrentarse con un trabajo duro y constante, que sin duda aportaba sufrimientos nuevos y frustraciones. Hablamos de la gimnasta que conocemos deslumbrados por lo que hoy es capaz de hacer, sin ser del todo conscientes de la enorme trayectoria y sacrificados entrenamientos que hay detrás de cada uno de sus ejercicios.

 .

Por último, una mirada más que somos capaces de reconocer en Simone Biles. La de su equipo, su entrenadora y compañeras. En ellas se refleja el asombro. Quizá nadie mejor que ellas para admirarse por su camino, quizá sea ese grupo una familia ampliada en la que encontró el cobijo y coraje suficiente para seguir adelante, muy lejos, con un horizonte claro y concreto, con una meta que superar diariamente. Nadie puede pensar que lo que ha vivido y hecho Simone Biles lo ha conseguido sola, por muchas veces que vea repetido uno de sus maravillosos ejercicios de gimnasia. Si esperamos hasta el final descubrimos cómo su mirada se pierde al terminar hasta que encuentra el rostro amigo de aquellos que verdaderamente la conocen.

.

.

José Fernando Juan

@josefer_juan