A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

“SÓLO DIOS BASTA”

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
En la catequesis me impactaba siempre oír formular el primer Mandamiento: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. Era como un imperativo grandioso, que retumbaba en mis orejas, y me dejaba con muchos interrogantes. Lo veía muy grande, no inalcanzable, pero sí peliagudo: “¿cómo se logra esto?”. La verdad, me pudo siempre la vergüenza, y nunca me atreví a formular esa pregunta a nadie: ni catequistas, ni familiares, ni profesores… A nadie. Pero rondaba en mi interior, como una música de fondo. Para nada inquietante, pero sí como algo de verdad importante. Quizás un reto interesante, o una cuestión que merecía la pena explorar, o un proyecto en el cual no me disgustaba invertir energía.
Te vas haciendo mayor, vives etapas de diferentes colores y sabores… Pero aquella Voz ha persistido, suave y delicada. Y es ahora cuando contemplo que fue ella la que me guió imperceptiblemente a tomar partido por unas opciones o por otras. A hablar de una determinada forma (incluso a callar), o de otra. Aquella Voz ha sido un guía, un maestro interior. En su misma escasez de realización (nunca se llega), el primer Mandamiento tiraba de mí y me ayudaba a construir mi vida de fe.
Hace poco, hojeando el Catecismo (nº 1807), me sorprendió encontrar asociada o asimilada la llamada “virtud de la religión” a la virtud cardinal de la justicia. Justicia considerada, no ya únicamente hacia nuestros hermanos más pobres y desheredados de la tierra…, sino justicia para con Dios: darle a Dios aquello que le pertenece. “Al Cesar lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Darle lo que me ha dado, o sea, todo. Darle, en un movimiento de reciprocidad, libre y alegre, mi vida. “Aquello que habéis recibido gratis, dadlo gratis”.
El primer Mandamiento es el gran olvidado. Dios es “el Gran Olvidado”. Nuestra vida, tan breve, no nos pertenece: nos ha sido confiada, otorgada, regalada… Y te preguntas, mirando alrededor, si alguien piensa en Quién nos la confió, otorgó, regaló… Si alguien le musita un “gracias” desde lo más hondo del corazón… y al hacerlo, siente en carne viva, que sólo su Dios le colma, le sacia, le plenifica…
Creo que Santa Teresa sabía algo (o mucho) del primer Mandamiento… y de ahí su exclamación: “¡sólo Dios basta!”.