SOLO DONDE ESTÉS TÚ

Diseño sin título (7)
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Solo donde estés tú, editado en la colección Lecturas con fondo, es una novela corta, bien medida y pensada para llegar como un dardo al corazón, especialmente de los jóvenes. La oferta editorial no suele ofrecernos historias que hablen de cooperantes y misioneros, y mucho menos en África. Realidades como las de la República Democrática de El Congo no interesan, porque no solo nos interpela, sino que también nos cuestiona cómo vivimos.  

El enclave donde se sitúa la misión de esta historia es un lugar que está a la intemperie del mundo, entre la selva y la sabana; entre lluvias descomunales y las sequías; entre la espiritualidad y la superstición; entre el hambre y la alegría. Libros como este corren el riesgo de ser descarnados o descafeinados, pero Solo donde estés tú consigue un equilibrio entre la reflexión, la emoción y la simpatía, porque, aunque parezca difícil, en muchos pasajes nos consigue arrancar una sonrisa. 

Tal como señala el autor, Javier Arias, al final del libro, la novela tiene como fin mostrarnos el valor de aquellos hombres y mujeres que deciden alejarse de las comodidades del mundo para convivir en el filo de la vida y de la muerte diaria. Tratar el tema de los misioneros y de la injusticia de El Congo puede parecer poco atractivo para los jóvenes, pero el autor utiliza el contexto africano para contarnos una historia de amor y de crecimiento personal, donde el protagonista aprenderá a cambiar su mirada hacia el mundo y a amar a quien no esperaba. 

Narrada de una forma sencilla, pero bella, el lector podrá viajar con un estudiante de Bachillerato hacia un lugar que sorprende por sus insectos, sus animales, su vegetación, pero, sobre todas las cosas, por la actitud de aquellos hombres y mujeres ante la vida. Creo que cualquier cooperante o misionero se sentirá identificado con una historia que engancha, como engancha África, y el salir de uno mismo.  

Solo donde estés tú es un libro más de los muchos que se editan, pero es un libro diferente, porque alza la voz con delicadeza y contundencia a la vez, la voz de los misioneros y las misioneras que nos recuerdan que hasta en la oscuridad más absoluta puede brillar el amor. 

Enhorabuena y gracias Javier por este precioso libro. 

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter