Cuaresma 2016

SONRÍE Y NO DES NADA POR PERDIDO

 .

Comenzamos una nueva Cuaresma 

 .

Ya estamos de nuevo en Cuaresma. Otro año, una vez más, la posibilidad de darnos un tiempo oportuno para el cambio. Y nosotros, este curso, acogemos la invitación de vivirla con una sonrisa, CON ALEGRÍA. ¿Sonríe en Cuaresma? ¡Claro que sí!

 .

Este año, la Cuaresma está enclavada en un acontecimiento eclesial muy especial: la celebración del AÑO DE LA MISERICORDIA, que comenzó el día 8 de diciembre de 2015, hasta el 20 de Noviembre de 2016. Misericordia significa acoger en la propia entraña las miserias (el sufrimiento, las debilidades, los errores…) del otro. Y así es nuestro Dios. Jesús nos lo ha contado.

.

Nos hemos dado cuenta que esto de la misericordia y la conversión tiene muchísimo de alegría porque se trata de encontrar o dicho de otra manera, de no dar nada ni nadie por perdido:

.

“El Evangelio de Lucas en el capítulo 15 contiene las tres parábolas de la misericordia: la de la oveja perdida, la de la moneda perdida, y después la más amplia de todas las parábolas: la del padre de los dos hijos, el hijo “pródigo” y el hijo que se cree justo. Todas estas tres parábolas hablan de la alegría de Dios. Y ¿cuál es la alegría de Dios? La alegría de Dios es perdonar, ¡LA ALEGRÍA DE DIOS ES PERDONAR! Es la alegría de una mujer que encuentra su moneda, es la alegría de un pastor que encuentra a su ovejita perdida; es la alegría de un padre que vuelve a recibir en casa al hijo que se había perdido, que estaba como muerto y ha vuelto a la vida, ha vuelto a casa.” (Papa Francisco, ángelus 15 septiembre 2013)

.

¿Eres de los distraídos o despistados que muchas veces no recuerdas donde dejaste tal o cual cosa?, ¿eres más bien de los super-organizados que no soportan no encontrar algo? De unos o de otros, ¿quién no se alegra cuando encuentra algo, especialmente si lo había dado por perdido?

.

Déjame que te pregunte algo más íntimo: ¿alguna vez te han dado a ti por perdido y alguien te ha encontrado o mejor aún, se negó a darte por perdido? Porque si has experimentado esto alguna vez, entenderás mucho mejor el Evangelio y el corazón de Dios, y al padre de la parábola y a la mujer y al pastor…

.

Cuando queremos algo o alguien, siempre hay esperanza de poderlo encontrar de nuevo. Nos resistimos a darlo por perdido. Y sin embargo, ¡cuántas veces utilizamos esta expresión!

.

… de tal persona no se puede sacar nada, es un caso perdido…

… este asunto ya lo doy por perdido, no tiene arreglo…

… no puedo hacer más, esta relación no tiene remedio, está perdida…

.

cuaresma16-1-ok2

O peor aún: “me doy por perdido, no puedo más, no tengo remedio…” ¡¡Noo!!  ¡Dar por perdido sí que es un pecado!, ¡es como un crimen! porque mata toda esperanza de cambio, de renovación, de novedad. Cuando alguien confía en mí más que yo misma, eso me da vida, me levanta, ¡me resucita! Y hacia eso caminamos en la Cuaresma: hacia la VIDA resucitada.

.

Debemos valer mucho: más que la oveja, el hijo pródigo o la moneda perdida. Debemos valer mucho porque no sólo nos busca Dios toda la vida, sino que directamente da la vida por encontrarnos. ¿No te parece suficiente motivo para sonreír toda la Cuaresma?

.

Dios nos ha tomado tan en serio, que su alegría es enorme cuando nos encuentra, cuando nos encontramos. NUNCA NOS DA POR PERDIDOS. Sale a nuestro encuentro, limpia la casa, barre, ordena, camina por los caminos, madruga cada mañana… ¡lo que haga falta para buscarnos!

.

Con Dios todos tenemos una segunda oportunidad (y tercera y cuarta y…) Quizá esa es la mejor motivación para que nosotros jamás demos nada ni nadie por perdido. ¡Sonríe entonces!

.

Esta puede ser una gran invitación para la cuaresma: no te rindas, no desistas de nada ni de nadie, no des nada por perdido. ¿Alguna persona quizá que acaba con tu paciencia?, ¿alguna relación dañada que necesita de alguna palabra o gesto para recomenzar?, ¿algún proyecto arrinconado por algún fracaso y que todavía late con fuerza en tu pecho queriendo una segunda oportunidad?, ¿por qué no?

.

No demos por perdido nada. No des por perdida tu oración esta Cuaresma. ¿Te parece que no haces nada?, ¿te distraes el poco rato que le dedicas?, ¿te quedas dormido/a?… No importa… Permanece. Saca todo el jugo posible a esos momentos de encuentro, de escucha de la Palabra, de silencio, de relación con Él que te busca y te encuentra una vez tras otra. No es tiempo perdido, es tiempo entregado… aunque te parezca que no has hecho nada.

.

No demos por perdido nada. No des por perdido tu ayuno esta Cuaresma. ¿Te parece algo trasnochado del pasado?, ¿un gesto hueco y sin ningún valor? Prueba a poner cara y nombre al hambre, a la necesidad,  a la injusticia. O al revés: pon cara y nombre al exceso, al lujo obsceno, a la injusticia, a la desproporción. Y ahora vive el ayuno de otra manera: porque tiene sentido sentir y comprobar que tú llevas las riendas de tu vida y de tu cuerpo, que tú decides cómo cuándo y hasta dónde… Tiene sentido sentir algunos días al año lo que sienten millones todos los días… ¿no te parece?

.

No demos por perdido nada. No des por perdida tu limosna esta Cuaresma. Sí, limosna! Quita las reminiscencias o prejuicios que guarde esta palabra en tu cabeza. No se trata de dar lo que te sobra o lo que no quieres. No se trata de crear dependencias o humillar al otro. La limosna es hija de la justicia. Que tu ayuno se convierta en recursos que dedicas a otros que lo necesiten más. Siempre hay alguien más necesitado que uno mismo. ¡Siempre! Y siempre tiene sentido, nunca es perdido ayudar a otros… ¡a uno sólo ya merece la pena!

.

Definitivamente, la misericordia más auténtica es fuente de com-pasión, de común-unión, y por eso de ALEGRÍA. ¡SONRÍE Y NO DES NADA POR PERDIDO! Practica la misericordia y nada estará perdido.

.

.

  2. SONRÍE Y NO TE DES POR PERDIDO

.

cuaresma16-2-ok

El primer domingo de Cuaresma se nos sugiere contemplar las tentaciones de Jesús. O dicho de otro modo, las nuestras, las tuyas. Quizá sea uno de los caminos más cortos para darnos por perdidos… SIGUE LEYENDO>>

 .

.

.

.

3. SONRÍE Y NO DES POR PERDIDO NINGÚN MOMENTO DE LUZ

.

cuaresma16-3-okEste Domingo Jesús disfruta y hace disfrutar a sus amigos. Gozan de la luz, de esos momentos que la vida nos regala de vez en cuando en que nos sentimos realmente a gusto, centrados, auténticos, vivos, capaces, felices… SIGUE LEYENDO>>

 .

.

.

.

4. SONRÍE Y NO DES POR PERDIDO LO QUE NO DA FRUTO, LO ESTÉRIL

.

cuaresma16-4-ok

Quizá una de las cosas que más nos amenazan la alegría y la misericordia con los demás es lo que nos narra el evangelio de este domingo: una higuera que es cuidada año tras año y sigue sin dar fruto. SIGUE LEYENDO>>

.

.

.

..

5. SONRÍE Y NO DES POR PERDIDO NINGÚN REGRESO, NINGUNA RECONCILIACIÓN

.

cuaresma16-6okLa misericordia y el perdón se unen estrechamente, aunque no sea ni mucho menos su único significado. Pero sin duda, el perdón y la necesidad de perdonar forman parte del núcleo más íntimo del ser humano. SIGUE LEYENDO>>

.

.

.

 .

6. SONRÍE Y NO DES POR PERDIDO A NADIE

.

cuaresma16-5-okSí, sí, a nadie. No hay persona en el mundo sin remedio, sin posibilidad, sin futuro. ¡Nadie! … Qué fácilmente juzgamos, qué fácilmente opinamos, criticamos, acusamos… SIGUE LEYENDO>>

.

.

.

.

.

.

.

Equipo Acompasando