TE MIRA COmPASIÓN María Armas. JMOV16

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

TE MIRA COmPASIÓN
María Armas

.

1. Cuéntanos brevemente quién eres, dónde vives y qué haces…

maría Armas¡Hola! Me llamo María y soy, como tú, una hija amadísima del Padre. Podríamos decir que soy una persona normal y corriente. Estoy estudiando Ingeniería, soy de Tenerife (Islas Canarias) y es aquí donde vivo. Estoy en la etapa de Formación en el Instituto Secular de las Hijas del Inmaculado Corazón de María (Filiación Cordimariana).

.

2. ¿En qué momento se encontró tu mirada con la de Jesús?

Mi mirada se encontró con la de Jesús desde que abrí los ojos. Aunque recuerdo de forma especial un momento en el que me dejé mirar y descubrí el amor tan grande que habitaba en los otros ojos. Y a pesar de que a veces le aparte la vista y mire hacia otro lado, Él no se cansa de hacerse el encontradizo: está en mi familia, en la clase, en la naturaleza, en cada persona con la que hablo, en las “casualidades”… mire a donde mire Él está ahí.

.

3. Si piensas en tu vocación, ¿qué hace que tu mirada sonría?

¡¿Qué no hace que mi mirada sonría?!

Aunque si tuviera que elegir… Mi mirada siempre sonríe cuando se encuentra con mis hermanas. La fraternidad es un don precioso que crece vivamente aun cuando la distancia y el ritmo de vida de cada una podrían ser una dificultad. A pesar de vivir en una isla, sumergida en mi carrera y pendiente de estar en diferentes ámbitos… a pesar de todo lo que me diferencia de mis hermanas… ¡Estamos unidas en el Corazón de María! Ella salva todos los impedimentos y nos une como si tuviéramos un solo corazón. ¡¿Qué menos que sonreír?!

.

4. ¿Qué miradas concretas crees que necesita la Iglesia hoy?

Una mirada de misericordia, de humildad y de acogida: una mirada capaz de aceptar los fallos y debilidades propios y de cada persona, abierta a la novedad, una mirada que nos impulse a vivir con más intensidad que todos somos hermanos, miembros de un mismo cuerpo.

Una mirada de esperanza y alegría: ¡CRISTO VIVE! Él es nuestra luz a pesar de toda oscuridad, nuestra paz a pesar de la dificultad. Vivir y experimentar un amor tan grande no se puede callar, ¡tenemos que anunciarlo!

Una mirada atenta a las necesidades del mundo: de los más pobres y olvidados, de mis vecinos y familia, de los excluidos y de los compañeros de clase y de trabajo. Una mirada que nos ayude a ponernos en movimiento para salir al encuentro del otro.

.

5.  ¿Cuál crees que es la mirada propia de tu carisma vocacional?

Sin duda, es una mirada maternal… con la ternura y el cariño que una madre dirige a sus hijos, que sin dejar de ser realista es capaz de ver todo lo bueno que tiene cada persona. Una mirada abierta, que se renueva con entusiasmo y esperanza.

.

cruz6. Elige un objeto que asocies con la mirada misericordiosa y dinos por qué

La Cruz. ¿Por qué? Simplemente porque abrazarla solo es posible desde la misericordia y porque en ella encontraremos siempre el mayor ejemplo de mirada misericordiosa. Además, no hay misericordia que no esté relacionada con una cruz, ni cruz que no necesite misericordia.

.

.

María Armas

Filiación Cordimariana