TE MIRA COmPASIÓN Monjas Trinitarias de Suesa. JMOV16

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

TE MIRA COmPASIÓN
Monjas Trinitarias de Suesa

.

1. ¿Quién soy, dónde vivo y qué hago?

comunidad monjas de SuesaSoy una mujer llena de sed de infinitud y plenitud, que cada día intenta dejar a Dios más espacio en su vida, que descubre en cada instante la grandeza de “despertenecerse”. Mi vida consiste en ser imagen que refleje a Dios-Trinidad, en transmitir más allá de las palabras, con el testimonio, con el gesto, con la acogida, con la mirada, con mi vida al Dios que me habita y transparentarLE.

Vivo en un Monasterio Trinitario, lugar o espacio donde se desarrolla la vida de las monjas, en una búsqueda constante del mismo Dios para ser su voluntad, a través de espacios y tiempos de soledad, de silencio, de relaciones sororales y Fiesta. El monasterio está situado en un pequeño pueblo de Cantabria, Suesa, bañado por la ría de Cubas. Nuestra vida no es tanto hacer como ser. La vida contemplativa es como la raíz del árbol, que no se ve pero aporta la estabilidad, el enganche a la madre tierra en el silencio callado, en la soledad donde se escucha el latido del amor de Dios, que posibilita que el tallo crezca, las hojas florezcan y los brotes den fruto.

.

2. En qué momento se encontró mi mirada con la de Jesús

Muy pronto sentí la mirada de Jesús en mi interior, no sabía ponerle nombre entonces, pero con el tiempo descubrí que eran sus ojos, su manera de mirar los que daban grandeza a mi vida. No era una manera física de mirarme, era una mirada que me abrazaba, que acogía todo lo que yo era, en donde reposaba, que me llenaba de ternura y me hacia sonreír y con ello mi interior se llenaba de luz, de ilusión, de confianza, de querer estar más con Él.

Descubrí con el paso del tiempo que algunas personas despedían luz al mirar, transparentando a quien daba sentido a su vida. Y aquí ya no pude más, y después de mucho llanto, dejé familia, grandes amigos, carrera, bienes, una vida que me gustaba mucho, pero que no me llenaba del todo y puse mi propia mirada y mi vida al servicio del Reino.

.

3. Si piensas en tu vocación, ¿qué hace que tu mirada sonría?

Mi mirada sonríe porque mi mirada no es mía, porque es Su mirada la que me permite sonreír con la mía. Mi mirada sonríe  porque mis ojos son puerta que me permite entrar en la transcendencia que vibra en este mundo. Mi mirada sonríe porque vivo la grandeza de un Amor sin límites que renuevo cada día.

.

4. ¿Qué miradas concretas crees que necesita la Iglesia hoy?

Necesitamos miradas de entusiasmo y compasión. Necesitamos miradas que acojan sin juzgar. Necesitamos miradas de misericordia. Necesitamos miradas críticas para construir. Necesitamos mirar a las periferias, a los refugiados, a las mujeres y niñas abusadas sexualmente, a los presos, a los portadores de VIH, a los enfermos mentales, a quienes nadie quiere…

 .

5. ¿Cuál crees que es la mirada propia de tu carisma vocacional

La de la libertad. Miradas que expresen libertad y ayuden a otros a ser libres, a opinar sin temor, a expresarse, a actuar. La mirada de todo trinitario tiene que ser profunda, transparente, acogedora, llena de misericordia y sonriente, para que a través de ella se cuele Dios. Necesitamos ritmos y estructuras que no encorseten el espíritu, sino que posibiliten dinamismos de crecimiento en la libertad de ser en Dios.

.

911197941-cormoran-planear-ave-pajaro-migratorio-en-el-aire

6. Elige un objeto que asocies con la mirada misericordiosa y dinos por qué

Elijo un pájaro planeando con las alas extendidas, disfrutando de su ser en plenitud, con una mirada global. Su mirada es de observar y no juzgar. Mira con perspectiva de altura, de objetividad. Sus alas están abiertas, su mirada está abierta a la novedad que llegue. Sus ojos están situados en los laterales de su cabeza, de tal manera que su mirada no es chata y plana, sino capaz de abarcar toda la realidad, en una visión amplia y circular.

.

.