TE MIRA COmPASIÓN Pedro Belderrain. JMOV16

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

TE MIRA COmPASIÓN
Pedro Belderrain

.
 
 1. Cuéntanos brevemente quién eres, dónde vives y qué haces…


Belde2011Me llamo Pedro Belderrain. Soy Misionero Hijo del Corazón de María (Claretiano). Llevo dieciocho años viviendo en Madrid. Desde 2007 pertenecía a lo que llamamos ‘gobierno provincial’, y desde hace unos días he asumido el cargo y el servicio de Superior Provincial: intento estar al servicio de los más de 250 Claretianos que forman mi provincia (la de Santiago) y de las personas que hacen camino con nosotros.

2. ¿En qué momento se encontró tu mirada con la de Jesús?

Creo que por esos caminos misteriosos que el Espíritu Santo usa empecé a ser un cristiano consciente cuando tenía unos dieciséis años. Hoy tengo cincuenta y uno. Las cosas que me parecían más importantes pasaron a un segundo plano desplazadas por Jesús y su Evangelio. No me arrepiento nada de esa decisión y hago todo lo posible para que siga siendo una experiencia viva.

.

3. Si piensas en tu vocación, ¿qué hace que tu mirada sonría?


Si pienso en mis primeros discernimientos vocacionales sonrío mucho. Los claretianos me acogieron generosamente, mis padres y hermanos mostraron mucha paciencia; todos me facilitaron la búsqueda y la decisión. Me recuerdo resistiéndome a lo que me parecía cada vez más claramente el querer de Dios encendiendo un cigarrillo detrás de otro; tratando de combinar como un malabarista mis ilusiones de pareja y familia, mi pasión por el periodismo y por vivir en San Sebastián… Recordar eso me hace sonreír. Pensar en cantidad de momentos vividos después en Iglesia también: la bondad de la gente, la alegría por lo conseguido tras mucho trabajo y lucha, la felicidad que nace de la fraternidad… La sonrisa abunda.
 .
4. ¿Qué miradas concretas crees que necesita la Iglesia hoy?


La Iglesia necesita la mirada de todos. La Iglesia no es el Papa Francisco, ni la suma de los cardenales, los obispos, los sacerdotes… No. La Iglesia es la comunidad en la que Jesús Resucitado ha decidido quedarse para siempre invitándonos a todos a unirnos, la familia que reúne a Dios Padre, Hijo y Espíritu con todos sus hijos. Cuando uno de nosotros o nosotras falta, la Iglesia y su mirada se resienten.

.
5.  ¿Cuál crees que es la mirada propia de tu carisma vocacional?


cariciaLos Misioneros Claretianos hemos recibido la inmensa gracia de ser Misioneros Hijos del Corazón de María. Se nos ha concedido una mirada de ternura, de pasión, de cercanía, de gozo en el servicio, de profundidad para tratar de descubrir los susurros de Dios en el mundo. ¡¡Cómo no va a estar uno contento de haber recibido una vocación así!!

.

6. Elige un objeto que asocies con la mirada misericordiosa y dinos por qué


La palabra ‘objeto’ que aparece en la pregunta me hace difícil responder. La mirada compasiva se encarna para mí en una caricia, una de las que el Padre constantemente nos hace (y prodiga sobre todo en nuestros hermanos más castigados por la vida) y de las que nos deberíamos hacer más unos a otros.
.
.

 Pedro Belderrain