A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Tú decides: Todo Acabará Bien

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

¿Cuántas veces coges tu mando a distancia para cambiar de canal? ¿Lo haces de forma automática en cuanto no te interesa lo que estás viendo? 

No hace falta extenderme sobre esta idea: estamos viviendo una época en la que la incertidumbre y el miedo nos tienen atrapados, aunque a unos más que a otros. ¿De qué depende? Es una realidad compleja que en pocas palabras no puede explicarse. Pero sí apuntar una idea práctica. Puede depender de nuestro mando a distancia y es un reto aprender a manejarlo. 

No se trata de huir, de evadir, de ocultar el miedo. Se trata de que no nos llegue a angustiar, de que nos paralice lo menos posible, de que en medio de la tempestad que estamos viviendo, podamos echar el ancla para que no nos arrastre. Y en este sentido, el mando a distancia puede sernos útil, puede hacernos de ancla. ¿Cómo? De la misma forma que en cuanto estás ante un programa de la televisión que no te interesa, buscas otro, lo mismo puedes hacer cuando te das cuenta que el programa en el que estás envuelta es el del miedo. Entonces, coges tu mando a distancia, es decir, tu capacidad de decidir libremente, y lo cambias por otro programa, el de la confianza. 

“No tengáis miedo” es un programa de un Buen Amigo que nunca falla, incluso en estos momentos, no te fallará. Te puedes ayudar si te pones la mano en el corazón y te repites, inspirando “tranquilo, tranquila”, y espirando lentamente “todo acabará bien”. Y visualizas una escena que represente para ti, ese “acabará bien”, como decía la monja benedictina Juliana de Norwich. Esta mística medieval vivió en el siglo XIV, una época también asolada por la peste y la guerra. Sufría una terrible enfermedad que le puso al borde de la muerte. Mucha gente desesperada se acercaba a su celda a pedirle consuelo, confianza era su consejo. Y recuerda, siempre puedes contar con el Amigo que nunca te falla.

Otras entradas...

¿Lo ves? Yo sí

¿Alguna vez te han faltado las palabras, te has quedado bloqueado o has sentido que nada de lo que haces o dices