A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Un espíritu humilde

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Dios amado,
guíame por el camino
de la humildad sincera.
Si alguna vez me envanezco, ¡párame!
Bendíceme con un espíritu humilde:
con ojos que sólo vean lo bueno en las personas,
con una mente siempre abierta a las opiniones 
de los demás,
con un corazón atento a sus preocupaciones.
Enséñame a ser humilde
incluso ante los más pequeños de tus hijos,
pues su quebranto les acerca más
a Ti.

de Rabí Najman de Breslav (LM 1:14) 

Otras entradas...

¿Lo ves? Yo sí

¿Alguna vez te han faltado las palabras, te has quedado bloqueado o has sentido que nada de lo que haces o dices