“El que cree en Jesús no será juzgado… porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgarte, sino para que te salves por Él”.

.

¿Te parece poco iluminador? Nos pasamos la vida juzgando y sufriendo por los juicios (reales o imaginarios) que otros vierten sobre nosotros. Y resulta que no… que no se trata de eso… que se trata de creer y de ¡¡¡brillar!!! Sí, sí, eso que tiene tan mala fama en lenguaje cristiano: ¿cómo es posible que lo que Dios me pida es que brille? ¿Acaso no es lo contrario de la vida de Jesús? ¿acaso Él no se abajó y se humilló por nosotros?

.

Y es entonces, cuando tenemos que volver a Su Palabra, una y otra vez…:

.

El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas”.

.

4-BRILLAR.

Brillar en clave cristiana es elegir la luz, es obrar iluminando, ¡¡no deslumbrando!! Brillar en esta Cuaresma camino de la Pascua es dejar que Su Palabra nos “enchufe” a la Vida, nos dé la energía suficiente para no preferir la tiniebla.

.

Por eso, quizá te ayude, en esta semana, hacerte consciente cada día de la luz y las tinieblas que tienes a mano… Y saber cuándo prefieres una y cuándo eliges otra… Y así, brillar, brillar, brillar… como Él.

.

.

equipo acompasando