La verdad: creer que es el Espíritu Santo quien «te Empuja” al desierto o, dicho de otro modo, quien te acompaña para ser tentado… es un poco difícil de digerir.

.

Este año la Iglesia proclama la versión de Marcos que describe la tentación como “vivir rodeado de alimañas”. No dice nada más. Solo añade que a Jesús “los ángeles le servían”. Curioso…

.

1-CRECER.

Quizá alguna vez hayas vivido (o vives) la tentación en modo “vivir-rodeado-de-alimañas”. Estas pueden ser de muchos tipos: personas que nos agotan, nos envidian, nos explotan, nos ignoran, nos hacen daño, nos amenazan… Pero también pueden ser alimaña tipo B, es decir, situaciones que funcionan en nuestra vida como pequeños animalillos depredadores: nos quieren quitar la alegría, la esperanza y el amor, que al final, es como si nos quitaran todo.

.

Y aquí viene la buena noticia de esta primera semana de Cuaresma: ¡también en esas situaciones puedes crecer!,

¡Dios pone ángeles junto a ti para servirte en las circunstancias más dolorosas o difíciles que vivas!

.

El Dios de la Vida, el Dios de Pascua, tiene una palabra para ti en medio de la tentación y el desierto: crece, vive, sigue creciendo, camina… ¡se tú! ¡Una palabra Mía bastará para que crezcas!… si tú quieres, claro.

¿Por qué no pones nombre a las “alimañas” diversas que te rodean en este momento de tu vida? No vaya a ser que las estés alimentando o no estés permitiendo a los “ángeles” que Dios pone cerca de ti, que te sirvan y cuiden para permanecer y no caer en tentación…

.

.

equipo acompasando