Una razón para vivir «No es fácil encontrar un amor de este calibre»

Peli (1)
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

“Una razón para vivir”, nos invita a saber elegir en la vida. En el diccionario la palabra elegir, hace referencia a: seleccionar algo o alguien con un cierto fin. En nuestra vida cotidiana, nos vemos “forzados” a elegir constantemente. Esto supone descartar otras opciones. Puedes elegir levantarte o quedarte quieto, amar o no amar, vivir de pie o encorvado, ser amable o no, vivir alegre o no. ¡Tú eliges!

Robin y Diana, una joven pareja enamorada, deciden comenzar a vivir un proyecto de vida juntos. Cuando su vida está encarrilada, la enfermedad aparece, dando un giro completo a su situación.  Tienen que elegir si vivir con todas las consecuencias o darse por vencido. El amor de ella les permite salir adelante y enfrentar la situación con coraje y valentía durante muchos años.

Probablemente algunos se queden en una historia romántica; otros, pensarán que es una defensa de la eutanasia. Pero, esta historia basada en hechos y personas reales nos habla de esperanza y amor, de la lucha incansable para sacar la esencia a la vida y hacer que los demás también la disfruten. Nos habla de elegir “vivir de pie”.

La película nos enseña qué…

  • Podemos lograr lo que nos propongamos si tenemos a las personas adecuadas a nuestro alrededor.
  • Si entregas todo de tu parte a la relación con tu pareja, tu vida se convertirá en algo mejor. El poder del amor, nos recuerda lo que significa sacrificarse por amor.
  • “La adversidad se supera, se quiera o no”, pero para ello debemos ser positivos, tener coraje para vivir, luchar contra la adversidad y desafiar las posibilidades humanas para sobreponernos a una enfermedad y llevar una vida plena.
  • No tener miedo a lo desconocido, aceptar los riesgos y ser creativos.
  • Que hay personas que con su ejemplo contribuyen a que la sociedad sea más tolerante e inclusiva.
  • Debemos ganar el control de nuestra vida para poder ser personas productivas e integradas socialmente.
  • Hay que aprender a vivir una vida significativa con la inevitable pérdida que todos llevamos incorporados a nuestras propias vidas.
  • El sufrimiento no implica vivir una vida triste, amargada, llena de “peros”.
  • Debemos ser agradecidos: percibir el bien de la vida, del amor, de la familia, de los amigos y vivir con una gran sonrisa. Querer que todos estén a gusto y contagiar ese espíritu a otras personas discapacitadas o no.

Reflexión…

  1. ¿Cuál es el principal mensaje que te llevas de la película?
  2. ¿Cuáles son esas pequeñas alegrías que hacen que tu vida merezca ser vivida?
  3. Cuando ves a alguna persona con algún tipo de enfermedad degenerativa, ¿qué ves?
  4. Comenta el discurso de Robin a los médicos: “Puedo ver que todos vosotros os preocupáis de verdad por la gente discapacitada. Pero dejadme que os pregunte: cuando me miráis, ¿qué veis? ¿Veis una criatura que apenas está viva… o veis un hombre que ha escapado del confinamiento de las paredes del hospital? Tengo una máquina debajo de esta silla que respira por mí, y un ventilador al lado de mi cama. Y también tengo un significativo grupo de amigos, y […] a mi esposa. Pero como podéis ver, no puedo hacer nada por mí mismo; y aquí estoy. Al principio […] quería morir, pero mi mujer no me dejó; me dijo que tenía que vivir, por nuestro hijo que estaba creciendo. Así que continué viviendo, porque ella me lo dijo. […] con ella y por ella. Y cada día desde entonces he aceptado el riesgo de morir, porque no quiero sencillamente sobrevivir. Quiero vivir de verdad. Y por ello os imploro: volved a vuestros hospitales, y decidles a vuestros pacientes discapacitados que ellos también pueden vivir de verdad. Todos tenéis el poder de abrir las puertas y darles la libertad.”

 

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter